sábado, 8 de noviembre de 2008

Tenue apertura




No sé qué roza uno cuando ve ese erizo respirando tan puntiagudo.
No sé a qué terciopelo ha usurpado su interior.
Y el fruto, que ya es nuestro y que así lo percibo.
Esa tenue apertura, sin avaricia, acercándonos sus pulmones.
El color con que nos alimentaremos.
O Tierra, háblame de ti, qué debo darte.
Perfílame como tuyo si quieres.



Chegan, veladas chegan
as desfiadas e escuras voces
ó son da Terra
que cuspe a dor
e arreda a pena

Fía, amores fía
e só namora
a quen o quere.
No máis fondo
crávame as unllas
nesta pel.

Fía e desfía, sí
e volve a fiar
envolve arredor
esta voz, esta pel
que non soubo voar
Fía, amores, fía
e sobre a fronte
deseña estrelas,
sofre a mágoa
padece a pena
que golpea

O Terra,
fálame e di
se vou onda ti
devolver ou gardar
o que non é so meu.

2 comentarios:

Mirada dijo...

Llegan, veladas llegan
las deshiladas y oscuras voces
al son de la Tierra
que escupe el dolor
y aleja la pena

Hila, amores hila
y solo enamora
a quién lo quiere.
En lo más hondo
clávame las uñas
en esta piel.

Hila y deshila, sí
y vuelve a hilar
envuelve alrededor
esta voz, esta piel
que no supo volar
Hila, amores, hila
y sobre la fuente
diseña estrellas,
sufre la tristeza
padece la pena
que golpea

Ohh Tierra,
háblame y di
si voy junto a ti
devolver o guardar
lo que no es solo mío.


La canción de Uxía Senlle, un gran canto a la tierra. Tus palabras y tus fotografías un gran homenaje y concienzación.
Moitas grazas meu rei.

ybris dijo...

Miramos a la tierra como preguntando.
Como si en su interior estuviera la respuesta.
Pero lo cierto es que que la tierra sólo responde a la apertura de quien pregunta.
Bello poema. Bella canción.

Un abrazo.