viernes, 14 de agosto de 2009

Encallar

Encallar. Dígasenlo a un barco. A un barco grande mejor. ¡Ni mencionar ese verbo, esa palabra tan inamovible! Pero yo la traigo aquí, bajo mi caja torácica que es como un diccionario escaso pero con huellas indelebles. Cada palabra es una situación, una correspondencia, un saber escuchar.
Rubielos de Mora, Teruel, pueblo señorial, perfecto, asequible, acogedor, silencioso (salvo si hay disco-móviles). Aunque suene a tópico: pueblo algo detenido. Los ingleses le concedieron la clasificación de 'slow city'.
De regreso de una marcha discreta a dos de sus muchas ermitas nos encajamos en el pueblo Eliane, Luis Vicente y yo. Ya hacia casa saboreamos el compendio de huertas chicas. Pregunté a un señor por cierta verdura que no reconocía. Me dijo que tampoco sabía, que no era de allí, que era de Valencia pero que se había comprado allí una casa. Luis Vicente, dueño de la casa rural en la que estaba le dijo: pues para ser usted valenciano (él también lo es) no se le nota mucho el acento. Contestó el señor: '¿No se me nota? Porque no se encalla nadie a hablar conmigo de allí, sino ya vería.

Y apareció el verbo, verbo lento, verbo derivado de 'calle', verbo necesario para restringirse a un lugar, verbo necesario para hablar y condicionar un poco al tiempo.

5 comentarios:

amparito dijo...

La luz en esta mañana es algo brumosa
y las palabras flotan

besos de luz

Loc@ dijo...

Pasaba a decirte que que hace dos días...

agosto 12, 2009. Sementera... (+ tempero)
Publicado por Manuel el martes 12 de mayo de 2009. Una simiente más.

... te republiqué este texto tuyo. Más: Acabo de verte en casa de Ybris.
Qué bonita palabra con ese "otro" significado: encallar, aquietarse en la calle, darle a la "húmeda".
Besos. PAQUITA

ybris dijo...

Son fecundas las palabras cuando significan situaciones y personas además de lo que quieren decir.
Tu encallar me recordó la palabra estallar como quitar los tallos que oí por cerca de Molina de Aragón.
Estos espacios cibernéticos son en cierto modo calles donde nos encallamos a hablarnos.

Abrazos.

virgi dijo...

Me encanta ese diccionario que portas entre pecho y espalda, siempre nuevo y chispeante.
Un abrazo, encallada entre tus palabras y las que te escribo.

Alcaudoncillo dijo...

Encallado me he quedado entre tus arrecifes de palabras serenas y bravías a un mismo tiempo. Pues apreciando las miradas de la gente sencilla, te rebelas cual búfalo contra la injusticia depredadora, ya sea la "liberal" o la de la celulosa eucaliptera. Un saludo, vecino.