miércoles, 28 de octubre de 2009

Intenciones truncadas

Igual pudo descerrajar dos tiros. Igual pudo elegir la escopeta entre las tres que tenía, pero descartó la repetidora. Por la paralela es como sintiese el hocico del animal nada más apuntar, era su arma querida, la que conocía la disposición de los matorrales, ¡tanto había ido con ella! Por la superpuesta sabía que norte y sur se pueden deteriorar con un simple gesto del gatillo. Norte era su cara y sur el entramado de su pelvis. Pero ya lo he dicho, que igual le pudo descerrajar dos tiros por toda la contienda amorosa que llevaron constantemente.
Esta vez le perdonó la vida. Su padre justo se había llevado las escopetas a revisión al cuartelillo.
Fue como un mensaje pospuesto.


18 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Las cifras son insoportables, pero me temo que hay más de una intención truncada que no forma parte de las estadísticas.

Isolda dijo...

He subido un piso, porque lo prometí, pero no me gustan nada las escopetas ni armas similares.
Entiendo tu intención, pero me deja un desasosiego...

Te propongo otro mensaje: besos que caigan como confetti.

Tempero dijo...

Amando:

Hasta las de la Bolsa. Hasta ésas no soporto. Ya te puedes imaginar entonces el dinero que tengo invertido en bolsa. Pero sí, has dado en el clavo de mi propuesta de relato, aunque en realidad surgió como respuesta a una entrada de otro blog literario ya mencionado aquí. No dejan de tener sus ramificaciones los buenos blogs.

Por cierto, acercándonos a la casquería por el lado saludable de la vida, ¿has probado los callos y el morro del bar Siboney? Magníficos.

Tempero dijo...

Islasola:

Para desasosiego, Pessoa.
Para armas: Bowling for Columbine.

Mi intención en algunos relatos ni yo mismo la entiendo. Ahora, eso te pasa por subir. Es lo que tienen los ascensos. Si lo prefieres, baja, baja, baja,... http://tempero-koroneiki.blogspot.com/2008/12/lontananza.html

Con respecto a lo heilicoidal tendría cosas que contarte.

Amando Carabias María dijo...

¿Intuyo que después de una sonrisa azul y una huida, alguien recordó que tenía escopetas cerca?

Y respecto del Siboney, ¿cómo no?
Pequeño bar de los de toda la vida, donde todavía el dueño, aunque tenga personal contratado, está la mayoría del día detrás de la barra, menos cuando es la hora de la comida, donde el plato del día se sirve a destajo, lo sirve él.
Si recuerdo, mañana tomo allí un cafelito y le comento que sus callos andan por la red.

Amando Carabias María dijo...

Vengo del noveno sótano. Como ves el elevador ya funciona, Lirio lo arregló magistral.
¿TE gusta Luis Mateo? ¿Por qué me lo ha recordado el relato, para empezar por el nombre?
Enhorabuena.

Pepe Gonce dijo...

Mal asunto. Armas de fuego. Chungo. Demos gracias al padre. Yo él las dejaba en el cuartelillo para toda la vida.

¿Sabes que hoy ha fallecido Bernarda de Utrera?

Loc@ dijo...

Tocamos otros temas... otros mezcla de sexo y profesión... matar por algo, dinero, las más de las veces, otras -puede- llevado por el momento. Este parece buscado... no va por ahí ¿sería un compromiso? ¡sabedios!

Buena noche, apuntes o no. PAQUITA

ybris dijo...

Ojalá las armas estuvieran siempre en revisión.
Sería más fácil perdonar vidas.

Abrazos.

Tempero dijo...

Amando:

¿Intuyes?

Se querían.
Sufrían por la luz, labios azules de madrugada,
labios saliendo de la noche dura,
labios partidos, sangre, ¿sangre dónde?
Se querían en un lecho navío, mitad noche, mitad luz.

V.Aleixandre. (Se querían)

Tempero dijo...

Pepe Gonce:

Ójala fueran todas las armas truncadas y, de haberlas, con munición literaria.
Me has hecho abrir con tu gozne interrogatorio el siguiente comentario que, quien lo firma, hizo sobre Fernanda, grande siempre por soleá. Bernarda y Fernanda:

Cantaba, traspasada por todos los dolores; su voz rota parecía crucificada. Ha muerto mientras el sol del mediodía calcinaba su tierra. Ella decía en un pueblo de Sevilla el dolor del mundo, en un rincón del Sur lloraba por todos nosotros, peregrina mensajera de la menguada piedad de este mundo. Oficiante ejemplar de un antiguo rito. Para muchos no ha sido noticia, pero sí para una minoría, inmensa o no, capaz de valorar uno de los grandes tesoros de este país, el cante jondo, aunque a algunos eso les ponga muy nervioso. Pero qué le vamos a hacer si el flamenco es una de las grandes expresiones de nuestra cultura. Ojo, no es gitano; si lo fuera, no pasaría nada pero no sería autóctono: los gitanos lo han cantado maravillosamente, pero el sustrato es latino, mozárabe y judío. Escuchad a Fernanda, oíd su voz de piedra dulce, mesaros los cabellos cuando la garganta se le quiebra y salen por su boca pedazos de almas ya desaparecidas. MIGUEL GARCÍA-POSADA (Gran crítico este sevillano al que llevo siguiendo con una fidelidad inquebrantable durante muchos años).

Tempero dijo...

Paquita:

La próxima vez toco un revolcón de los de sexo y muy señor mío.

Amando. Se querían como la luna lúcida,
con ese mar redondo que se aplica a ese rostro,
dulce eclipse de agua, mejilla oscurecida,
donde los peces rojos van y vienen sin música.

V. Aleixandre (Se querían)



Besos.

Tempero dijo...

Ybris:

Te intuyo de profesor.
Me hago una composición de ti como persona cabal a quien no me importaría conocer.
Deshojo tu sensatez.
También te imagino de bombero, no apagarías fuegos de amor pero el perdón siempre tendría su buen soplo para seguir amigablemente en la vida.

Aprovechando que Sofía anda detrás de una entrada de Aleixandre te digo:

El mundo encierra la verdad de la vida,
aunque la sangre mienta melancólicamente
cuando como mar sereno en la tarde
sienta arriba el batir de las águilas libres.

Las águilas (La destrucción o el amor).

Abrazos, amigo.

Amando Carabias María dijo...

Tus respuestas son como una entrada.
Qué hermosa mañana de Aleixandre me estás regalando.
Gracias

Isolda dijo...

Yo a los infiernos bajé!
y te dejé un comentario, pero más me intriga ahora, eso de la helicoidal.
(Parece una esrofa pero no lo es)
Para versos Aleixandre, Don Vicente.
Como soy de letras, pregunto: helicoidal= escalera de caracol?
Cuenta, pues.
Besos aleixandrinos.

Tempero dijo...

Amando:

Mis respuestas son intencionadas y nunca truncadas, me debo rigurosamente a mí y luego a los que me leen.

Este beso en tus labios como una lenta espina,
como un mar que voló hecho un espejo,
como el brillo de un ala,
es todavía unas manos, un repasar de tu crujiente pelo,
un crepitar de la luz vengadora,
luz o espada mortal que sobre mi cuello amenaza,
pero que nunca podrá destruir la unidad de este mundo.

V.A. (Unidad en ella).

Tempero dijo...

Isola:

Helicoidal como el ADN. ¿No lo habían ya desentrañado todo?
Pero ay la vida, lo que nos hurga en nosotros, lo que nos advierte, lo que nos pervierte, lo que nos divierte.
Pero algo de helicoidal tienen los giros, ¿no?

Se aproxima el momento en que la dicha consista
en desvestir de piel a los cuerpos humanos,
en que el celeste ojo victorioso
vea sólo a la tierra como sangre que gira.

V.A. (Las águilas)

Isolda dijo...

Intenciones truncadas por el compromiso. ¿A qué parece que hable en chino?
Pues no. Resuta que este señor dijo ayer que se comprometía a regalar una botella de aceite buenísimo; nos ha puesto los dientes largos con una fotografía con un principio de helicoide (preciosa)y justo cuando voy a entrar y por supuesto a repetir lo que ha dicho Flamenco Rojo, va el Tempero y me lo quita.

Hombre de honor, sin duda, ha cumplido. Se le olvidó especificar a qué le llamaba "un tiempo prudencial"

Pues otra vez será.
Muy bueno, amigo.
Besos, sin compromiso (si es que lo pones a h....).