jueves, 5 de noviembre de 2009

Locuras a pie de calle

Me llamo Rosario. Mi vida es homónima, llevo las cuentas con el rigor que exige la espera.
Decir que mi matrimonio es un puto fracaso no lo puedo decir porque ya estaría separada.
No, mi vida conyugal quebró, quiebra.
A los tres meses de casarme planteé la fuga. Mi marido se acababa de convertir en un metrónomo.
A los tres años me dije que qué hacía yo dentro de esa situación (en realidad, para mí, me decía que qué coños hacía yo aguantando a ese tío que quería en exceso).
Llevo treinta años casada y el metrónomo sigue, con oscilaciones de celos.
Trescientos son demasiados, pero espero.




Unha vez tiven un cravo

Unha vez tiven un cravo
cravado no corazón,
i eu non me acordo xa se era aquel cravo
de ouro, de ferro ou de amor.
Soio sei que me fixo un mal tan fondo,
que tanto me atormentóu,
que eu día e noite sin cesar choraba
cal choróu Madalena na Pasión.
“Señor, que todo o podedes
-pedínlle unha vez a Dios-,
dáime valor para arrincar dun golpe
cravo de tal condición”.
E doumo Dios, arrinquéino.
Mais…¿quén pensara…? Despois
xa non sentín máis tormentos
nin soupen qué era delor;
soupen só que non sei qué me faltaba
en donde o cravo faltóu,
e seica..., seica tiven soidades
daquela pena…¡Bon Dios!
Este barro mortal que envolve o esprito
¡quén o entenderá, Señor!…

Rosalía de Castro
(Follas novas, 1880)




Poema de 'A las Orillas del Sar'
Rosalía de Castro

Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros,
ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros:
lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso
de mí murmuran y exclaman:
-Ahí va la loca, soñando
con la eterna primavera de la vida y de los campos,
y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.

-Hay canas en mi cabeza, hay en los prados escarcha;
mas yo prosigo soñando, pobre, incurable sonámbula,
con la eterna primavera de la vida que se apaga
y la perenne frescura de los campos y las almas,
aunque los unos se agostan y aunque las otras se abrasan.

Astros y fuentes y flores, no murmuréis de mis sueños;
sin ellos, ¿cómo admiraros, ni cómo vivir sin ellos?

9 comentarios:

Caminante dijo...

¿Quien lo entenderá?...
yo, no.

PAQUITA

Tempero dijo...

Caminanta:

Aunque se hubiese llamado Calvario, en vez de Rosario, yo tampoco lo entendería. ¿Cómo esperar una eternidad? Porque veinte o treinta años no es nada, aunque vuelvas con la frente marchita, pero, ¡trescientos!

Besos.

Shandy dijo...

"Anda con Dios, sufre y ama
y vivirás si lo hicieres".
(¿Góngora?)
No obstante, trescientos días con sus tres mil noches... Rosario, echa bien las cuentas, mujer,mejor por los dedos de las manos y de los pies ( que se acaban antes) que por las cuentas del Rosario: via crucix y flagelación (orate pro nobis).

Hortelano, cambio de registro y me mentas a la madre. En Rosalía la idea del dolor es inseparable de la vida. Siempre hay un "Cravo" y si no está, sientes el vacío de él. A amolarse, cuando toca, porque este barro mortal, señor Tempero, que haría sin sueños!
Rosalía posiblemente se inspiró en esta composición: "Sufrir es vivir" de Capoamor. Te invito a leerla porque (si no la conoces) merece la pena.
http://escribeya.com/Poemas/invito-a-disfrutar-este-poema--sufrir-es-vivir-111295
Rosarios con anestesia.

JosepMª dijo...

Hoy va de penas,tempero

Oye,Rosario:
¡Vive!
Sin más cuentas por pasar.
Sin metrónomos.

Sin clavos de hierro.
Sin clavos de amor.

Si tu amor es un clavo,
te equivocaste.
Rehazte.
Amor es aliento.
Respira!!!

Trescientos años.
Trenta años.
Tres años.
Tres días.
El tiempo que te quede,
respira
hondo...

Isolda dijo...

Tempero, hoy escojo la segunda parte, de todas todas. Carlos Nuñez y en Las Orillas del Sar.

Astros y fuentes y flores, no murmuréis de mis sueños;
sin ellos, ¿cómo admiraros, ni cómo vivir sin ellos?
Maravillosos.

Josep Mª, me has impresionado con tus versos.

Besos duces para tí, Tempero y petons dolços per a tu JM.

eva-la-zarzamora dijo...

Pues aunque no te lo creas haylas que esperan contando las cuentas del rosario o bien esperando a que cambie el metrónomo. Y cuando llega el momento, llenas de amargura y hastíos aún celebran las bodas de oro.

Apatía o Cobardía las llamaría yo ;)

Besos.

Caminante dijo...

Resultados de la cata...
Tomados ambos en distinto día a razón de una cucharadita por variedad, tras una larga deliberación conmigo misma, decido que... la variedad bossana ¿lo escribí bien? tiene un punto de picante. En cuanto a la "otra" resulta más suave al paladar.
Considerando en ambas que fueron tomadas cual aceite de ricino se tratara, dada la inhabituación a ingerirlo en dicha forma. Siendo la normal regando las ensaladas en forma generosa, que junto con el vinagre y la sal -poca- hacen las delicias de este paladar que lo agota hasta no quedar de la mezcla ni idem.

OTRO SI DIGO que, el interfecto cambió completamente de cara al ver el aceite, preguntando por su origen y... aquí paz y después gloria.

Si el informe confeccionado no fuera de su agrado ruego me lo comunique cuanto antes para proceder a emitir otro según los puntos por ud. acordados.
.............
Parece que me han da´o cuerda.
Besos y buena noche. PAQUITA

JosepMª dijo...

Con tu permiso, tempero.

Isolda:
Gracias,sinceras.
Josepm.

Isolda dijo...

Josepm. Nobleza obliga. Preciosa presentación de tu blog. No sé por qué, pero en este mismo instante me acuerdo de las ruinas de Scala Dei.
Lo dicho, un placer.

Y ese Tempero? Por dónde andará o correrá, que te esperamos!