sábado, 14 de noviembre de 2009

Mechero

Me rebelo contra ti, boca, que activas lo que yo quemo.
Tú, boca, fertilidad de nicotina y cuantía sobrada de placer.
Y yo, que mi desnudada llama se interrumpe por tú solicitarlo. No invertiría sino gas hueco si mi orgasmo no dependiese de una chispa.
Pero tú, boca, elucubra volutas que yo habré padecido el efímero instinto de quemarme.

17 comentarios:

Caminante dijo...

No sé porqué me gusta lo que escribes si sé que me pierdo...
que no logro alcanzar la idea que describes...
me pierdo pero sigo.

Besos.PAQUITA

Tinta de aterrizaje dijo...

Puede que sea la voz de un mechero.
Puede que sea la rivalidad de un mechero.
O puede que tu microrrelato esconda otras llamas.

Shandy dijo...

Rebelarse contra la que convoca las palabras, la boca, hummm
Una boca siempre es un mechero y Tú, boca, vocativo, o tu boca, elucubra surrealistas cuadros velados por el humo de un lenguaje simbólico.
Un mechero si se encasquilla produce chispas y si tiene llama, aunque sea fugaz, puede producir un incendio.
Me gusta el texto
Hortelano, si necesitas agua, aquí chove a deus dar!

Mirada dijo...

Muy buen texto, tempero.

Me gusta bastante, mucho, me atrevo a decir.

Un abrazo enorme.

Flamenco Rojo dijo...

Pues yo como Paquita, "más perdío quel barco larroz". Lo mismo es pq nunca he tocado un mechero.

Un saludo.

Tempero dijo...

Paquita/Flamenco: Pretendo que agrade lo que escribo no que os perdáis. Creo que la cosa esta clara, el mechero tiene unos celos terrible de la boca que fuma y se aprovecha de lo que el encendió. Pero a lo mejor resulta que he querido decir otra cosa. Vamos, queridos, que no es un texto extraído de Tabacalera S.A. sino de mi magín que últimamente extraviado literal/literariamente.

Tempero dijo...

Tinta: caliente, caliente. Se ve que debes fumar. Lo malo de mi texto es que mencioné la nicotina. Aunque, bien pensado, pudiera ser también, el texto, una metáfora de un incendio y, la nicotina, en particular, de la adición. Ahora no me preguntes a qué soy adicto, éso es un secreto.

Besos.

Tempero dijo...

Shandy: ¿Te gusta el texto de la boca? ¿Y Boccaccio?

En la jornada séptima, en la narración novena, el mechero tiene forma de amor y si no fíjate en lo que le dicen a Pirro:


La camarera consoló a la señora y, buscando a Pirro, lo encontró alegre y bien dispuesto, y así le dijo:

-Pirro, yo te mostré pocos días ha en qué gran fuego tu señora y mía está por el amor que te tiene, y ahora otra vez te lo repito, que si tú en la dureza que el otro día mostraste sigues, vive seguro de que vivirá poco; por lo que te ruego que te plazca consolarla en su deseo; y si en tu obstinación continuases emperrado, cuando yo por sabio te tenía, te tendré por un bobalicón. ¿Qué gloria puede serte mayor que una tal señora, tan hermosa, tan noble, tan rica, te ame sobre todas las cosas? Además de esto, ¡cuán obligado debes sentirte a tu fortuna pensando que te ha puesto delante tal cosa, para los deleites de tu juventud apropiada, y aun semejante refugio para tus necesidades! ¿Qué semejante tuyo conoces que en cuanto a deleite esté mejor que tú estarás, si eres sabio? ¿Cuál otro encontrarás que en armas, en caballos, en ropas y en dineros pueda estar como tú estarás, si quieres concederle tu amor? Abre, pues, el ánimo a mis palabras y vuelve en ti; acuérdate de que puede suceder sólo una vez que la fortuna salga a tu encuentro con rostro alegre y con los brazos abiertos; la cual, quien entonces no sabe recibirla, al hallarse luego pobre y mendigo, de sí mismo y no de ella debe quejarse. Y además de esto, no se debe la misma lealtad usar entre los servidores y los señores que se usa entre los amigos y los parientes; tal deben tratarlos los servidores, en lo que pueden, como son tratados por ellos. ¿Esperas tú, si tuvieses mujer hermosa o madre o hija o hermana que gustase a Nicostrato, que él iba a tropezar en la lealtad que quieres tú guardarle con su mujer? Necio eres si lo crees; ten por cierto que si las lisonjas y los ruegos no bastasen, fuera lo que fuese lo que pudiera parecerte, usaría la fuerza. Tratemos, pues, a ellos y a sus cosas como ellos nos tratan a nosotros y a las nuestras; toma el beneficio de la fortuna, no la alejes; sal a su encuentro y recíbela cuando viene, que por cierto si no lo haces, dejemos la muerte que sin duda seguirá de tu señora, pero tú te arrepentirás tantas veces que querrías morirte.


Mándanos un poco de agua, ¿vale?

Tempero dijo...

Guada: sí ya sé que te gusta, y también sé que te gustan las castañas reblandecidas en la leche templadita, pero no te me quemes, ¿eh?

Milleiros.

carmensabes dijo...

Es que el placer acuciante casi siempre depende de esa chispa salvadora que no hace sino quemarnos hasta morir en éxtasis.

Besos

Caminante dijo...

POR ALUSIONES...
¿participarás en la carrera de Aranjuez?...
curiosa, soy curiosa como ya vas comprobando.
Buena noche. PAQUITA

Marina Fligueira dijo...

Ay! Tempero- Tempero, tu relato dici mucho... tanto como uno quiera imaginar... a mí me parece que es la chispa del amor, en la que tú como bien dices, habrás padecido el efímero instinto de quemarte. Que gusto leerte, y perdona mi intromisión en tu espacio. Un saludo muy Cordial.

Tempero dijo...

Sabes, Carmen, sin llegar a exagerar, que de eso muy bien saben los escritores y los poetas, y no digamos los poetas místicos cuando de amor trataban, uno no muere en éxtasis con esa chispa salvadora o redentora, uno revive. ¿Y qué placer no es acuciante?

Besos.

Tempero dijo...

A ver, Loca Caminante, sí voy a ir a la carrera de Aranjuez, es mi preferida dentro de las urbanas, pero no me mezcles las churras con las merinas que aquí estamos en el debate ígneo de un mechero. Esa pregunta cuélamela por el correo privado y ya te contesto que te llevaré el vino prometido si es que vas a esa carrera.

Tempero dijo...

Marina Fligueira:

Ayes los hay. En estos espacios no se pide ni permiso ni licencia. Se habla, se expone, se ríe, se da y sanseacabó. Que otra cosa hubiera sido un mechero de mecha de los de antes, ¿te acuerdas?, que entonces el relato hubiera dado un giro hacia el humo y hacia el caldo (tabaco de picar, no sea que algunos no se enteren).

Amando Carabias María dijo...

Lo del mechero es lo de siempre, primero provoca y luego se queja...
Texto genial, para lo que da un cigarrillo.

Tempero dijo...

Amando, a punto he estado de apagar el mechero y largarme a encender una hoguera. Aún no es necesario encenderlas, ya ves qué tiempo. Largo verano y hondo invierno y si no verás.
Me alegra que te guste. Cuando nos veamos por Segovia no faltará un pitillo por la plaza en la Concha (Ya ves, elijo sitios burgueses, pero es que soy amigo de José Luis, el Jai).

Abrazos.