sábado, 23 de enero de 2010

Alquitara cerebral



Esta noticia que leí el otro día en el MUNDO es la que me ha llevado a desencadenar esta entrada donde la carrera y las palabras se encuentran. Ya hace bastantes años solía hacer lo mismo que hago ahora en las vacaciones, pero más rápido: madrugar y correr. En una ocasión, en plena sierra de Grazalema, iba yo desde Benaocaz hacia Villaluenga del Rosario (unos siete kilómetros). Tal sudada llevaba que al llegar a Villaluenga , antes de retornar y sobre la marcha saludé a unos señores que allí estaban tomando el sol en la entrada del pueblo. No me dijeron 'Hola' de inmediato sino "¡Vaya aguardiente que traes!" Comprendí la hermosura de la imagen y la evocación de la palabra. En el retorno a Benaocaz iba yo tan contento, con una expresión en la mano.
Desde luego, siempre que termino de correr, la sensación de acabar con las cosas más claras ha sido relevante. Pienso y me relajo. Pero ya veis, hacía falta un estudio con ratones para darse cuenta de los beneficios en la masa gris.
No os pido que corráis. Creo que los mismos beneficios se consiguen andando. Bueno, los mismos no: el aguardiente sólo se destila a cierta velocidad.

9 comentarios:

ybris dijo...

Llega uno a la edad en que ciertos achaques desaconsejan la carrera y aconsejan la marcha más pausada.
Lo importante siempre es destilar para extraer la esencia.

Abrazos de caminante a corredor.

Amando Carabias María dijo...

Pues es cierto. En mí mismo he experimentado que aún sin aguardiente, el asunto mejora después de una caminata.
Es increíble.
Que lo hayan demostrado científicamente en Londres, sólo quiere decir que no soy un extraterrestre.
Y ya digo, sin destilar, solo caminando se nota la mejoría, y a veces lo que costaba hacer media hora en diez minutos está resuelto.
Hablo de mí, claro. Quizá los haya más hábiles o más lúcidos, pero a mí me funciona.
Así que corto y cierro y me largo de paseo.

JosepMª dijo...

Estas imágenes:
Sanos deportistas,
esforzados,
corriendo,
sudando...
Me producen
una incontenible
sensación de sed.

¿No os apetece
una Coca-Cola?

virgi dijo...

Relación velocidad/aguardiente.
¿Lo sabría Einstein?
...

Tesa dijo...

Yo no corro ...pero camino un montón.
Así que eso cuenta como un zumo de uva, al menos.

Caminante dijo...

Correr o no correr -hoy- Eh ahí el problema, esa es la cuestión.
PAQUITA

Tempero dijo...

Caminar o correr. Lo que queráis. En esa ocasión corría yo un cross en Rascafría. Un día espléndido de invierno. Pensar mientras corro es uno de mis placeres. A veces hasta pararme y escribir lo escaso que destilo. Sí, esencia, Ybris. Y cuando termino, Josep, agua es lo que prefiero. Pero nada como abrevar de un arroyo en la sierra, un auténtico placer al que no le pongo ningún pero.

Gracias a tod@s.

Shandy dijo...

Jaja...Pues sí que habías llegado tú a un buen punto de ebullición rapaz!
Men sana in corpore sano, ya decían. Interesante eso de que "el ejercicio potencia el crecimiento de neuronas en el hipocampo: una de las pocas regiones cerebrales capaces de generar nuevas células durante la edad adulta".
Pues ala, a seguir destilando.

Carmen dijo...

claro que no te metes en formol cada noche, no te hace falta, tú solito eres una destilería de aguardiente

sonrío