martes, 9 de febrero de 2010

Consejos para disfrutar comiendo


Llegan los carnavales y desde luego no me voy a disfrazar de Wang Lun. Si, al menos fuera una barra estilizada de pan me disfrazaría de pan real o de folar, como los que hacen todavía por Vinhais (Portugal). Y es que hoy, casi todo es disfraz. Disfraz y duda. Pero hoy no quiero que penséis. Escuchad a El Ecijano en esos tanguillos muy próximos al carnaval.





Ay María - Tanguillos

Tanquillos alegres y burlones, acordes con el espíritu gaditano indisoluble a este palo. Curiosa y renovada composición musical de Pedro Sierra, en sintonía con la renovación de las letras de la pieza. Dejamos atrás “los anticuarios” y nos encontramos con una letra de la que extracto algunos pasajes:
“Estos tanguillos de Cádiz/ se los quiero dedicar/ a aquellas personas gordas/ que quieran adelgazar. Y un consejo les voy a dar/: menos pan y menos plato/ y más suela de zapato.”
“Ay, María/ qué buena está la comida:/ un salmorejo bien hecho/ y una siesta al medio día.”
“Hay que adelgazar, / después de comer/ yo no quiero andar./ Después de comer/ yo quiero un sofá.”

5 comentarios:

alicia dijo...

Qué suculenta entrada, Manuel!
Esos panes de la fotografía casi se pueden tocar, rudos y tiernos a un tiempo. Los tanguillos ejercen sobre mí el poder de la levadura y me esponjan el ánimo. Se acerca el carnaval, el antroxu de mi infancia. Me apetece viajar al sur, llenarme de sol, de fandango y, por qué no, de salmorejo.
Besos con canela

Amando Carabias María dijo...

¿Pero no dices que no quieres que pensemos...? ¿Por qué, entonces, nos pones ante nuestras debilidades?
Esto no se hace a estas horas, en que a uno le gustaría otra cosa distinta del purecito, la merlucita, la fruta y un pedacito de pan para que no se olvide su sabor...

Además, otra cosa: en vez de carnavales parece que nos anuncias la Cuaresma.

Uno de los versos del tanguillo lo conocía con otra variante:

Hago la dieta del gato,
menos plato
y más zapato.

Flamenco Rojo dijo...

La Pringá Flamenca de Álora, La Caracolá de Lebrija, el Potaje de Utrera, el Gazpacho Flamenco de Andujar…festivales de cante flamenco que nacieron al amparo de una comida. A ver quien dice que no está ligao el cante flamenco al buen yantar.

Un abrazo.

Isolda dijo...

Desayunar con molletes de Antequera con aceite o con manteca colorá. Ahí queda eso.
Voy a ponerme la cena y después... al sofá.

Por cierto, si alguien no ha visto Camino, la ponen a las diez en la uno. Me pareció una película excelente. Hay que verla pasar simplemente, con los menos prejuicios posibles (es difícil, pero vale la pena) Así podremos opinar mañana.

Besos isolados.

Nikté dijo...

¿No quieres que pensemos?
Eso me gusta
Pero escuchar si, eso si.
Me gustaría salir el viernes con la cámara en ristre pa sacar fotos de los carnavales en la calle, pero dicen que va a seguir lloviendo. Ains, tanta lluvia.

Oye, que te he leído donde Glup y tu propuesta, ami me pasa un poco como él, soy un poco reticente con estas cosas, pero he de decirte que es muy buena idea, esa la de compartir mirándonos las caras, escuchando nuestras voces, con un relato en ristre, pero...

No vengas a mi casa que lo que tengo es una chorrada, si no la quito es porque hay que apechugar.

Que flamenco nos ha salio, jaja
Ay, María que buena está la comía.