miércoles, 17 de marzo de 2010

Esclusas florales


Amarillo pujante.
Morado pleno.
No hay detención posible.
A la savia le han dado su exclusividad.
Las esclusas florales, nuestro miedo al frío ya desperdigado.







Ay, moraítas las flores
de la jacarandá.
Ay, moraítas
las horas del árbol
de la soledad.

5 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Apetece sentir el resurgir de la vida y que los colores de los campos carcajeen en nuestras pupilas

Pedro Delgado dijo...

Seguiriyas florales de Arcángel. ¡¡Buena combinación!!

Saludos flamencos

Isolda dijo...

Preciosa combinación, esa retama amarilla con la jacaranda morada.
Como sabrás, por estos lares no faltan ni la una ni la otra. Creo que por fin llegó la primavera!
Viva el Arcángel. ¡Qué arte!
Besos como flores.

alicia dijo...

Ábranse las esclusas, derrámense los cauces y las flores. Que sea tanta y tan inmensa esta primavera que no nos quepa entre las manos. Cruje el invierno entre la alegría amante de la primavera. Te envío un abrazo de almendro, temprano y fragante

Shandy dijo...

Aquí son las mimosas o aromos las que revientan e iluminan por toda la ribeira sacra con su aroma dulce e intenso.
Jacarandá, "Flor injusta y fascinante", eso dice una historia de los jacarandás que crecen en las llanuras del Yucatán:
Si uno tiene la suerte o el placer de ser distinguido por su compañía, deberá cerrar los ojos y formular un deseo.Pero con mucho cuidado. El deseo debe ser grande, importante y sobre todo inédito. Es decir, jamas debe haber sido formulado con anterioridad porque entonces la flor reina y tiránica desbaratará cualquier solución feliz que el propio destino ofrezca al suplicante.

Claro que estás del país son igual de reinas, y seguro que más benevolentes con los deseos.

Bonitas las dos. Pero puestos a escoger me quedo con la madera del palisandro y el amarillo de las mimosas.