martes, 2 de marzo de 2010

Microrrelato 8: El olvido imposible



¿Cómo decirte que mi sueño es despierto y que todo lo que tu navegas es poco?

Poema de Antonio Machado bajo el arpa y la voz de Arianna Savall

El viaje (Antonio Machado)

--Niña, me voy a la mar.
--Si no me llevas contigo
te olvidaré, capitán.
En el puente de su barco
quedó el capitán dormido;
durmió soñando con ella
¡Si no me llevas contigo!…
Cuando volvió de la mar
trajo un papagayo verde.
¡Te olvidaré, capitán!
Y otra vez la mar cruzó
con su papagayo verde
¡Capitán, ya te olvidó!

20 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Lo sabe, seguro.

ybris dijo...

Esa pregunta basta.

Sobre todo con esa preciosa canción.

Abrazos.

Inés González dijo...

Una ventana de Magrit, un imposible olvido, un papagayo verde y una dura advertencia...
Las distancias son crueles, más si la mar insondable está por medio, pareciera que todo lo fagocita.
Si ella aceptara el papagayo como prenda de amor y del no olvido quizás su cabeza podría tejer esos sueños despiertos.

JosepMª dijo...

Los amores,
van con los aires:
Aquí, olvido;
allá, dolor.
Ni siete mares
pueden
apagar
Amor.

alicia dijo...

El viaje, el amor, el olvido... Equipaje eterno de Machado ya sea la travesía en barco o en tren.
Creo que el olvido es el sentimiento que más me cuesta asimilar. ¿Existe realmente? ¿O es imposible borrar huellas en la nieve?

Inés González dijo...

Alicia: ya Borges lo dijo una vez "lo único que no existe es el olvido..."

Isolda dijo...

Vaya pedazo de fotografia!
Perfecta para tu entrada. El amor nunca se olvida, los amores, tal vez.
Me gusta más el poema a pelo que con el arpa y la voz de Ariadna, no te voy a engañar.

Tu envío está ya más cerca. Habrá que escribir la historia del recorrido, porque no ha terminado todavía.
Besos isolados

virgi dijo...

Seguramente te responderá con una sonrisa que lo dirá todo.
Genial la foto. También yo pensé en Magritte.

Shandy dijo...

Los sueños del sueño son inaprehensibles y quiméricos, se desvanecen incluso antes del despertar. El olvido de los sueños durante la vigilia es imposible, nosotros los mantenemos a ellos como ellos a nosotros. Buen micro.
Esa ventana invita a navegar. Me voy tras los versos del capitán, en silencio, sin voz y sin arpa. Los versos Isolados, coincido con ella. La voz de Arianna Savall es muy bonita, pero en este caso el arpa y su voz de sirena ralentiza el ritmo del poema de Machado. El diálogo es rápido, fresco, saltarín. Arianna me lleva por un mar de Itaca, pienso en Penélope, en el viaje de Ulises con sirenas y caracolas blancas. Y aquí veo un papagallo verde con versos de rápido vuelo.
Perdón al capitán de este barco: una impresión subjetiva

Tempero dijo...

Claro que lo sabe, Amando. Otra cosa es que hablen sobre éso que se da por sabido.

Tempero dijo...

Querido Ybris:

Bien sabes sobre lo que atinas.
Preguntas hay muchas que llevan su respuesta incorporada. Una respuesta agazapada que no hace falta revelar. Los síntomas son claros.
La canción también me parece a mí bellísima. Pero ya ves, algunas han preferido el poema a solas. Que me parece bien.

Abrazos y presérvate.

Tempero dijo...

Inés:

Yo no veo la dura advertencia por ningún lado. He vuelto a releer el texto. Me da la sensación de que el escritor trata el tema del amor en su versión más perenne.
Y a lo del pagagayo tengo yo mi prudencia particular, ¿tú sabes lo que cuentan esos bichos de lo que han oído?

Besos.

Tempero dijo...

Josep María:

No sólo van.
También vienen.
Sean mares,
sean siete,
al principio no apagan,
luego lo intentan.
El oculto gesto del amor.

Inés González dijo...

He vuelto a releer el poema, y me vuelve la advertencia: "si no me llevas te olvido", además está entre signos de admiración, para dar más peso a las palabras, no?
Pero bueno cada uno mira la realidad por cristales diferentes, felizmente existen las múltiples interpretaciones.
Un abrazo advirtiendo ( falta el dedito índice)

Tempero dijo...

Alicia:

De acuerdo con que el olvido tiene una digestión pesada y muy personal. La memoria tiene una longitud especial para ciertos detalles. La presencia es la contrapartida del olvido. A mí sí me va esta fórmula.
En la nieve las huellas las borran los céfiros. Nevaba mucho allá por mi pueblo y había pisadas y hacía frío. Cuando el viento venía favorable o calmo se íba deshaciendo todo. Pero a lo mejos te refieres a otras huellas, a otra nieve o a otra imposibilidad.

Tempero dijo...

Ines:

No me extraña que dijese éso Borges. Y, desde que creo a Funes el Memorioso, menos.

"Más recuerdos tengo yo sólo que los que habrán tenido todos los hombres desde que el mundo es mundo".
"Mis sueños son como la vigilia de ustedes".
"mi memoria, señor, es como un vaciadero de basuras".

Estas tres citas le dijo Funes a quien relata el relato de Funes.

¿Entendés ahora?

Tempero dijo...

Isolda:

El amor es muy abstracto como concepto y muy terco como acompañante. Sobre todos a los que creemos en él. Otra cosa son los amores, sobre los que el olvido o, si quieres, el escaso recuerdo, depende de la intensidad con que se vivió el amor.

Oye, que no me engañas. Me gusta que la gente sea sincera. A mí sí me gusta la canción, pero el poema sobre el que se sustenta hay que entenderlo con su musicalidad, que la tiene. Y muy bella.

(Ya me dirás qué tal el envío. A Pepe le voy a enseñar lo que es un aceite 'fuerte' cuando lo vea.)

Besos.

Tempero dijo...

¿Virgi?

¿Tú crees?

Te advierto que a veces se calla más que se dice.

La ventana es de una antigua torre de vigía que mira al Mediterraneo.
Torre del Ebrí.

Magritte pensó mucho en las ventanas, ¿no?

Tempero dijo...

No hay perdón que valga pues, ¡cómo es la impresión sino propia!
Salvo que te la presten, la impresión. Creo que no es tu caso.

Pero lo que sí advierto de tu comentario es una errata. PapagaLLo. Si hubieras utilizado la versión portuguesa no te habrías confundido. Seguro.

Papagaio loiro, canción

Papagaio loiro
de bico doirado
leva-me esta carta
ao meu enamorado!

Ele não é frade,
nem homen casado,
é rapaz solteiro
lindo como un cravo.

La traducción creo que no hace falta. Bueno, sólo decir que este 'cravo' final de la canción es un clavel y no el de ferro al que alude Rosalía, que ése sí es de ferro o durado y de amor.


Bicos.

Paquita dijo...

He salido a buscar esto que recordaba pero no en detalle...

"En el bolsillo de su abrigo, encontró José Machado un trozo de papel en el que se leía “Estos días azules y este sol de la infancia”. En ese mismo papel el poeta escribió “Ser o no ser…”, y cuatro versos dedicados a Guiomar, ya publicados, con una variante, “Y te daré”, en lugar de “Y te enviaré”. “Y te daré mi canción:/’se canta lo que se pierde’/, con un papagayo verde/que la diga en tu balcón”. Tal vez esos versos los compuso el poeta para hacerle entender a Guiomar el porqué del recuerdo de Leonor. Guiomar, necesitaría escucharlo con frecuencia, “se canta lo que se pierde”, y él creó la figura del papagayo para que lo repitiera sin cesar"

No sabemos si Guiomar le cantó, o no, a Machado tras su pérdida.

Buena noche: Paquita