martes, 4 de mayo de 2010

Cedro


Según pasaba hacia el kilómetro 8 de la última Maratón de Madrid observé ese cedro desmochado que veis en la imagen. La hiedra lo cubría ampliamente en una de sus caras. Quise ser terco como la hiedra y decidí fotografiarlo al anochecer. Mis preguntas pasaron a la vez que corría por la parte final del Paseo de la Habana. ¿Qué es lo que había llevado a los dueños de aquella lujosa finca a cercenar de aquella manera a aquel cedro. Sólo me cabe una respuesta dada la fortaleza de tal especie: estaba sembrado tan cerca de la pared de protección de la finca que el único medio de evitar el salto sería acabar con él. Seguro, me juego la palabra. Los cedros son tan bellos que lanzan sus largos brazos paralelos al suelo. Preferir un cedro manco es como dar talento a la muerte.




SONETO DE LA DULCE QUEJA (Sonetos del amor oscuro, F.G.Lorca)

Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua y el acento
que de noche me pone en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento.

Tengo pena de ser en esta orilla
tronco sin ramas; y lo que más siento
es no tener la flor, pulpa o arcilla,
para el gusano de mi sufrimiento.

Si tú eres el tesoro oculto mío,
si eres mi cruz y mi dolor mojado,
si soy el perro de tu señorío,

no me dejes perder lo que he ganado
y decora las aguas de tu río
con hojas de mi otoño enajenado.

23 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

No cruzo apuesta contigo en esto porque la perdería. Si alguien no quiere un salto en su finca, porque plante un cedro en su borde.

alicia dijo...

Sonetos del amor oscuro... Otro ejemplo de poesía cercenada durante muchos años. Para empezar la familia se negó a publicarlo con este nombre dejando el desmochado "Sonetos de amor". Poemas, cedros, palabras...Todas pueden ser víctimas de algún filo certero.
Un abrazo

Pedro Delgado dijo...

Nadie quiere perder lo mucho o poco que tiene; pero desde luego cuanto más tienes más puedes perder.

Su asecto fálico ¿tendrá algo que ver con la poda?

Poveda: genial.

Saludos flamencos

Pedro Delgado dijo...

P.D. Fe de erratas

"Su aspecto fálico" quise decir

Caminante dijo...

Ayer olvidé decírtelo...

* mayo 04, 2010. Entre la mar y el cielo... (+ Tempero)

Publicado por Tempero en domingo 4 de abril de 2010 en su blog tempero-koroneiki.blogspot.com/ (...)

... ¿acabaste la maratón? Yo la encuentro excesivamente dura, aunque ya sé que también hay pruebas mayores como la de los 100 km ¡una locura!

Buen día Manuel desde... PAQUITA

Porverita dijo...

Fantástica elección del poema de García Lorca. Muchas gracias.

Y también por ese imagen de "dar talento a la muerte"

Salud, niño del oro líquido.

JosepMª dijo...

Sombrío el cedro
cercenado
inútilmente.
Saltará el ladrón por otro lado.
Oscuro el soneto.
Muy claro, Federico,
más que sus diestros asesinos.
El grito
de Miguel Poveda
dispara escalofríos...
Contrapuntos vivos.
Amores desterrados.
Qué triste, nuestra Historia!
Siempre
muertos
en la memoria...

virgi dijo...

Una pena esa escalera hecha de un cedro. Aquí hay una especie bastante rara de cedro canario y está muy protegida. Bueno, sobre el papel, claro, habría que ver luego...
Poveda, magnífico, alma total.
5 besos, com el nº de la puerta anterior

Inés González dijo...

La imagen de este cedro mutilado me trajo a la memoria a los menires latinoamericanos, falos de piedra que cortan el final del día, preciosa foto al margen de la aberración.
Como preciosa así también la música y la poesía, este lamento amoroso que agoniza como el árbol.

María dijo...

Deliciosa canción que llega al alma, y hace vibrar, no la conocía, gracias por compartirla.

Sonetos de miedo, y de pena, y de oscuridad.

El miedo nos hace bloquear y nos paraliza, todos tenemos miedo, es como un mecanismo de defensa.

Un beso.

Tempero dijo...

Podría argumentarse también que el cedro fue plantado antes de construir las viviendas.
De todas formas, mucha gente no se da cuenta que los árboles crecen y que los mastines dejan de ser cachorros.

Tempero dijo...

Esa frase tuya última me produce temor. La del abrazo no, la anterior. No volveré a afilar mis cuchillos por si acaco.
Mientras tanto, toma este regalo:

http://www.goear.com/listen/e3a0f27/soneto-de-la-carta-amancio-prada

Tempero dijo...

Pedro, si un falo tuviese esos salientes de ramas podadas no habría relaciones sexuales. Seguro.

Poveda es un genio; que no se le estropee la voz. Yo me voy a acostar ya.

Saludos antólogos.

mateosantamarta dijo...

Obra de un hijo de puta parece esa mutilación : pudo haberlo talado, sin humillarlo.
Tengo una fotografía, tomada en el Pirineo EN LA QUE SE VE UN ÁRBOL SECO, no sé si cedro o no, con toda su dignidad: esbelto, sin hojas pero con sus ramas se alza como un auténtico gigante invencible. MAGNÍFICO EL POEMA Y EL CANTE. Un abrazo.

Tempero dijo...

Paquita, sólo hice media maratón. Ya sabes que sólo corro para disfrutar aunque siga manteniendo un nivel aceptable.

Siempre quedo agradecido por tu blog de blogs y por tu republicación (de republicana).

Besos.

Tempero dijo...

Esa imagen, Milagros, también me gustó. Siempre prefiero que las cosas se mantengan íntegras sin retoques y, como dice Mateosantamarta, hubiera preferido que lo cortasen entero a verlo así, humillado y muerto. Porque humillado y muerto: ¿se puede estar peor?

Tempero dijo...

Josep María, como siempre, tu comentario como poema y con tus dosis de escepticismo: saltará el ladrón por otro lado. Claso que sí: y al final al pueblo lo aplastarán pero este se revolverá.

Tempero dijo...

¿Quién dijo que había hecha una escalera de cedro? Interpretaste mal. Lo que dije es que se podía favorecer la escalada a la finca desde las ramas del cedro y que por eso lo talaron. Pero hasta yo lo supongo.

¿Cinco y cinco...?

Tempero dijo...

Y preciosa tú visión artística, Inés del alma mía. No sabía de esos menires. ¿Dónde se hallan?

Besos.

Tempero dijo...

María, todos deberíamos tener menos miedo o ser este un proceso natural y no tan artificial e impuesto durante siglos por intereses religiosos, políticos, etc...
El nivel de miedo de una sociedad es un indicador de su salud.

Otro beso.

Tempero dijo...

Mateo: he remitido a Porverita a tu comentario. Ahora te remito a la respuesta que le he dado a ella que también es válida para tí.
Me gustan estos comentarios valientes y sinceros como el tuyo.

Un abrazo, amigo.

Tempero dijo...

Mateo: he remitido a Porverita a tu comentario. Ahora te remito a la respuesta que le he dado a ella que también es válida para tí.
Me gustan estos comentarios valientes y sinceros como el tuyo.

Un abrazo, amigo.

Tini dijo...

Poesias para enmarcar y remarcar.. un cedro herido por la incapcidad de pensamiento de su dueño/a.
Si ha pensado en lo ladrones es un gilipollas! los ladrones entrarán cuando y donde quieran, o no habria ladrones.Ha esmochado uno de los mejores tesoros que tenia a su alcance.
Malo es no poder pensar por el miedo y cortar a dereho
Tus poemas son un regocijo.No asi la imagen del cedro que hiere la sensatez de muchos.saludo!!