sábado, 29 de mayo de 2010

Roldana



Roldana

Ante el agua y su certeza circuló
ese elemento de hierro que tan socio
fue de la vida como del esfuerzo de Ellos.
Si ahora sigue el pozo, si sigue sólo,
si conserva su señal pero no su cadencia,
si la soga no es un elemento, al menos, visual,
hablaremos entonces de pasado. Presente
y futuro también encajan en esta conversación
visual por cual me decanto. Mi adicción
por el agua me hace tremolar en exceso
sobre el pasado, sobre su elegante disposición
que en cualquier punto del campo tenía.
Ahora, sobre una roldana seca, mellada,
chirrío
y trato de que, aquí,
salga lo más fluido posible.
Y, ojo, éso sabiendo que el pozo
al que está hermanada esta pieza
este año sabe de mucha humedad.


Profundidades, Taranta del formidable disco 'Flamenco' de Rafael Riqueni.

29 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Se hace melancólica la visión de la roldana mecida por el lamento de la guitarra, mientras el día se abre en luz y la cigüeña vuela casi al ras desde el cedro hasta las Lastras (ya me entiendes).
Pareciera que los círculos del agua han llegado hasta los dedos del guitarrista, y más que música crea agua que llora para quitar la sed.
El progreso, o eso que llaman progreso, convierte en piezas de museo lo que era parte del fluir de los días.

Porverita dijo...

Hola niño de agua y oro.

Tú siempre tan melancólico y añorante de la historia interrumpida, como la del romance y convivencia de esta roldana y su pozo.

Todavía no me he atrevido a destapar el tarro de las esencias y sabores de lo antiguo.

Tienes un pequeño agradecimiento en la Fiesta del Sol.

Salud.

JosepMª dijo...

Del agua es el futuro.
Mala herencia dejaremos
de pozos
contaminados...

Rafael Riqueini:
¡Cómo tiemblan
las cuerdas de la guitarra,
en esa Taranta!

Isolda dijo...

Vaya tres pedazos de comentaristas!

Por no saber, no sabía que esa pieza era una roldana... Así que mienrtas termino de escuchar esta hermosísima taranta, no puedo más que felicitarte por esa entrada y me callo, Tempero.

Besos enredados entre las cuerdas de una guitarra.

Miquel dijo...

Ostras ¡¡¡¡¡¡ ya no me recordaba del nombre del aparato...¡¡¡ si señor ¡¡¡ Es el precio de vivir de espaldas al campo, de cara al urbanita y de morros en el fango. Salut. Acabo de venir de Sevilla...de visitar Santiponce, Carmona y la rueda hidráulica romana de Huelva...He visto otra vez campo...cigüeñas y hasta mariposas...Y las he visto en vivo y en directo y no por televisión...salut

virgi dijo...

La frescura de la roldana se alegra con esta música tan honda. Envidia que no se la tañan desde su pozo.

Besos

Pedro Delgado dijo...

Ya sé que la palabra no es muy original pero en la zona de la Tierra de Barros, donde me crié, esta "roldana" que nos traes se nombra como el "carril" del pozo.

Saludos flamencos

JosepMª dijo...

En mi pueblo,
Vinebre (Ribera d'Ebre)
Tarragona.
La llamamos:
_Curiola_

Isolda dijo...

Ahora entiendo porqué no conocía la palabra. Gracias Josep Mª, la corriola era això, amb dos r.
Aquí se recuperan palabras, hasta en otra lengua, Tempero.
Besos del sol que me está llamando.

Shandy dijo...

Labrador, sí que le gusta a usted "tremolar" sobre el pasado (no sé si en exceso). Esa roldana ha acumulado óxido suficiente para chirriar, pero los versos fluyen y tienen buena cadencia, como la Taranta en la guitarra de Rafael Riqueni.
Aquí, en Galicia, la palabra roldana es tal cual, pero también se le llama "cadeixo".
Bonito ese forjado de hierro del que pende la roldana.
Antes sacar agua del pozo era un trabajo y esforzado. Hoy puede llegar a ser un lujo.
Besos

Tempero dijo...

Amando:

Ahí te dejo un parte de 'ondas' del 'Madrigal de otro estío' de Antonio Carvajal:

Sé que un agua
de juncias densa y clara se me oculta
y me llama y no sé si de mi sed
se burla o, para ser, mis labios busca.

Compararte pudiera a los oasis
-no a la nube inconstante, no a la luna
mudable-, pero sólo oigo mis pasos,
no de tus palmas la envolvente música.

Tempero dijo...

Porverita:

Para verdialear un poquito y para que todos la conozcan:

Agua clara a los olivos
Aceite le pido al mar
y agua clara a los olivos
que me ha puesto tu querer
que no sé ni lo qué digo
que ni lo qué digo, sé.

Gracias.

También te dejo, este Mar ideal (que ójala fuera la mitad de aceite) de Juan Ramón Jiménez:

Mar Ideal

Los dos vamos nadando
-agua de flores o de hierro-
por nuestras dobles vidas.

-Yo, por la mía y por la tuya;
tú, por la tuya y por la mía-.

De pronto, tú te ahogas en tu ola,
yo en la mía; y, sumisas,
tu ola, sensitiva, me levanta,
te levanta la mía, pensativa.

Tempero dijo...

Josep María:

¿Adoptamos como caida de la vida este poema de JRJ?

Agua en el agua

Quisiera que mi vida
se cayera en la muerte,
como este chorro alto de agua bella
en el agua tendida matinal;
ondulado, brillante, sensual, alegre,
con todo el mundo diluido en él,
en gracia nítida y feliz.




Yo, al menos, sí lo quisiera.

Porverita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tinta de aterrizaje dijo...

Por el agua nos movemos y nos arrastramos.
Por el agua nos bebemos.
Por el agua somos lo que somos. No obstante, camino vamos de una sociedad deshidratada, aunque viva.

Tempero dijo...

Isolda:

A ti el mar te queda cerca, ¿verdad de Malaga, no?
Y el año 1966, ¿te queda lejos?

Antonio Gamoneda

Verano 1966

Cuando me extiendo junto al mar,
existe el agua y su palpitación
y un cielo azul cuya profundidad
es demasiado grande para mí.

Sentir el mar, su lentitud viviente,
es la magnificencia y el olvido,
pero sentir la vida de los camaradas
en ser el camarada de uno mismo.

El cielo inmóvil tiene su razón, lo sé,
pero la razón que hay en nosotros
existirá aún cuando este cielo
hay sido borrado por el viento y el frío.



Besos como tú quieras.

Tempero dijo...

Miquel:

Carmona tiene una vega muy fértil. En Carmona hacen unas 'pringás' de miedo y muerte.
En Sevilla hace un calor horroroso pero es grande y bella.

Miquel, no te olvides del campo:

EDUARDO CARRANZA

El olvidado

A Jorge Gaitán Durán


Ahora tengo sed y mi amante es el agua.
Vengo de lo lejano, de unos ojos oscuros.
Ahora soy del hondo reino de los dormidos;
allí me reconozco, me encuentro con mi alma.

La noche a picotazos roe mi corazón,
y me bebe la sangre el sol de los dormidos;
ando muerto de sed y toco una campana
para llamar el agua delgada que me ama.

Yo soy el olvidado. Quiero un ramo de agua;
quiero una fresca orilla de arena enternecida,
y esperar una flor, de nombre margarita,
para callar con ella apoyada en el pecho.

Nadie podrá quitarme un beso, una mirada.
Ni aún la muerte podrá borrar este perfume.
Voy cubierto de sueños, y esta fosforescencia
que veis es el recuerdo del mar de los dormidos.

Tempero dijo...

Virgi:

No me atañe a mi tañer. De la envidia, la sana. Y de momento de dejo esto de un paisano tuyo. A Tenerife espero ir este verano.

MANUEL PADORNO

El hombre del agua

El hombre volverá a ser mar, el agua.
Verbo carnl la ola de silencio,
palabras que no tienen fin siquiera;
la vida durará después, incendio,
llamarada será después el hombre,
heredero del agua, dulce día.

Milenario será tan sólo un día
en la vida del hombre, vida de agua,
naturaleza química del hombre,
convulso barro, cuerpo de silencio,
carnalizado túnel del incendio
al darse luz, para pasar siquiera.

El hombre romperá a pasar siquiera.
Un sueño más, del vientre cada día.
Blanca llama caudal, oculto incendio
para volver a ser bautizo de agua
ansiedad infinita, otro silencio
oscuro manantial nacido hombre.

Ya nunca dejará de ser hombre
agua sin fin. El agua que, siquiera
erguida habrá de ser cuerpo y silencio,
eternidad del olear de un día,
hombre del mar el alma sólo agua,
la llamarada viva del incendio.

El agua encuerpa, nace del incendio,
vientre de modeladas llamas hombre,
carne que volverá a ser agua, el agua
sangre marina, pulso tan siquiera,
alta llama corpórea, claro día
humana llamarada de silencio.

El mar el hombre, cauce de silencio,
hecho de llamas, corporal incendio
nace de luz, construye el sol un día
como construye el agua cada hombre
en carne viva, hecho de luz siquiera
desconocido manantial del agua.

Siquiera el cuerpo habrá de ser un día
el mar, hombre fundado en el incendio,
adánico silencio sólo agua.

(De su libro 'Extasis' 1993)

virgi dijo...

¡Ah, el Padorno de mis hermanas mayores!
Y de mi casi adolescencia.

Comprendí, a la puerta
del agua cómo lloraba,
ya que lloraba el agua:

el agua inescrutable,
el rostro transparente.

(El nómada sale, 1990)

Isolda dijo...

Tempero, hoy has estado brillante, trayendo todos esos poemas. El mar está a tiro de piedra, el 66 me queda un poco más lejos, acababa de llegar a Madrid desde Barcelona, tenía 14 años; justo cuando empecé a disfrutar de la poesía. Que me permite ahora disfrutar de sitios como el tuyo.
Besos como versos y desde el mar.

Tempero dijo...

Amigo Pedro, tú, como siempre, con esa hermosa humildad que te carazteriza.
Sabes, carril tambien se llama a un anillo de color rojo que circunvala Madrid, sólo que no hay un pozo debajo. Es el carril bici.

Te dejo este poema de un poeta muy singular que ha salido de la tierra y que en un momento, hablando de carril bici y de agua, dice:

Toda la tierra, amarga,
paladea el misterio de tu nombre.
El río es una larga
manera de llorar, profunda queja.


MANUEL TERRÍN BENAVIDES



"Al caer la tarde"



Parece que esta tarde, Señor, tristes

y extraños caminamos, que refleja

destellos de invasión toda renuncia.

Hacia cero la vida se pronuncia

cuando de niebla vistes

ese inmenso sendero que aleja.

Toda la tierra, amarga,

paladea el misterio de tu nombre.

El río es una larga

manera de llorar, profunda queja.



Hoy se que estamos solos. Los pastores

ocultan arrebato de majadas

cuando declina el sol. Difuminadas

crestas, mudos alcores

-seminotas mayores

de rapsodia incompleta –

ya resumen cansancio de meseta.



Padre, tal vez mañana

allá por el hondón venga lloviendo

y el arroyo repela

mi torpeza temprana;

acaso el arco iris fuese estela

de todo lo que ayer se fue perdiendo

dentro de mí. ¿Qué esconde

tan honda oscuridad? ¿Una descarga

de mi dolor inmenso?¿El punto donde

nace la pasarela

que va desde la muerte al infinito?

Dime que este paisaje que contemplo

no respira hacia abajo niebla amarga.

Ya se apagan los cirios de tu templo

sin muros, ya se alarga

la sombra - negro júbilo – con grito

pasionario. ¡qué modo

de estar aislados sobre el mismo puente!

Tú, claridad; las hotas, inminente

plataforma de lodo,

diluvio donde el hombre lo pierde casi todo.



Cuando venga la noche, sumergido

me quedaré en el fondo de la duda.

Y mientras todo muda

- aquí donde se apaga hasta el sonido

cansado de mi aliento –

iré a buscarle tu mensaje al viento

con el alma desnuda.



Saludos antólogos, Pedro.

Tempero dijo...

Josep:

Curioso: Curiola.
También: curiola un fruto de un árbol de Brasil.
Pincha aquí para el enlace

Tempero dijo...

Isolda:

Si fueras un planta no sé hasta dónde llegarías con lo que el sol te llama.

El sol también seca, hidrátate bien.

Pedro Delgado dijo...

""¡¡¡Viva la casta!!!""

Jaleo que le dedican a Pepe Marchena en una de sus grabaciones y que yo, que no se me ocurre nada mejor, te dedico a ti.

Saludos flamencos

alicia dijo...

"Roldana", qué hermosa palabra. Para mí siempre estará unida al desierto del Sáhara, arena dorada de la que surge un pozo inesperado. Un aviador y un hombrecito rubio, sediento únicamente del agua que él le extrae con el esfuerzo de sus brazos de ese milagro húmedo. Tengo sed de ese agua, porque ese agua es mucho más que hidrógeno y oxígeno. Casi siempre tenemos sed de aguas concretas, de aguas muy nuestras.
Besos colmados
(qué maravilla la música, Manuel. Casi la veo reflejada desde el brocal del pozo)

Tempero dijo...

Sabía yo que ese 'tremolo' literario te iba a hacer cosquillas.
Ya es un lujo en muchos sitios el disponer de agua. Hoy vivir aislado lo puedes hacer con cuatro placas solares pero como te falte el agua lo llevas claro. Pero allí por Galicia aún no os falta el agua, ¿verdad?

Seguro que te gusta ésto:

Amor de auga lixeira,
muiñeira.
Amor de auga tardeira,
ribeira.
Amor de auga frolida,
cantiga.
Amor de auga perdida,
ña amiga.

Beixos.

Tempero dijo...

Un acierto, Elisa, lo de sociedad deshidratada. Lo cierto no es que no sé si seremos capaz de rehidratarnos.

Te dejo esta profecía de HUMBERTO GARZA

Profecía A Una Moderna Penélope

Negarás para siempre los recursos alternos
y espiarás, en el agua, galaxias reflejadas.
Escucharás secretas canciones de los remos
y suspiros de naves bregando en la distancia.

La patrulla distante arrestará tu boda
y en una jefatura la mantendrá en secuestro,
te plantarás oyendo la funeral paloma
que zurea en los cabellos de tu glaciar enfermo.

Las delicadas voces reptarán por el suelo
evadiendo el abdomen de tu jarrón dorado,
en la fiesta del aire esconderás tu anhelo
reacio a paladear hasta el último trago.

El temblor de tu sueño, planeará por el cielo,
lleno de cicatrices, ojeando de soslayo,
hasta que la memoria y el ladrido de un perro
presenten a tu espera el ansiado milagro.

Tempero dijo...

- Ce qui embellit le désert, dit le petit prince, c'est qu'il cache un puits quelque part...


Alicia, esa puede ser una metáfora aplicable a muchas cosas y situaciones.

Te dejo dos Suites agolpadas de buen agua, de nuestro F.G.L.:

LAS NUEVE

Azul sin sangre.
Aire de terciopelo.

¡Oh amiga mía!
Podemos
bajar a la cisterna del corazón,
podemos
por el río de las palabras
llegar a la isla
del beso.

Podemos
hundirnos en el olivar
sediento.

VILANO DE NOCHE

Sobre el agua
que late entre las zarzas
las estrellas
se alargan.

mirada dijo...

:-) es una verdadera gozada...