lunes, 21 de junio de 2010

Evocar algo raíz en uno.






No sé si para entrar en una cepa tan vieja
será preciso tener savia en los huesos.

Puede que el terco labrador ejecute el azadón
por ser la única herramienta no hostil en la tierra
y porque el radio de acción del tronco así lo requiera.
Simplemente es una agricultura ésta de transfusión,
donde el amor prima.
¿Quién hoy cava una viña, acoda la tierra y reposa
la hierba indeseada sobre el tronco hasta que merme?
'Quién' es la pregunta de una respuesta tan mínima.
Preguntas antes innecesarias. Mano de obra era un hacer,
un saber hacer que ahora da ya escasa, pero cierta uva
y, cuando menos, un sentido poema, éste, el mío.




Os dejo aquí el enlace de este grupo de músicos llamados : LA CEPA.

Sólo os quiero mencionar la brevedad de una seguirilla a dúo. Guitarra ejecutando los acordes propios de la seguirilla y el contrabajo favoreciendo una pincelada fantasmal de mucha hondura. Es un tema que no he dejado de escuchar y que me evoca raíz.

12 comentarios:

Inés González dijo...

Qué viejita y vigorosa a la vez se la ve, es preciosa la corteza con esos retorcimientos, la sombra: el alma de la viña, no deja indemne a la tierra que la recibe.
Un pregunta desde mi ignorancia ¿ cuántos años podrá tener esta viña?
¿cuántos años de vida productiva tiene una viña?

Miquel dijo...

El ¿porqué?, en este caso entra el quién, es la pregunta del filósofo. Hay preguntas que no obtienen respuesta, quizá porque la misma pregunta lleva implícita algo que nos evoca cierta nostalgia. Esto debe ser cosa de la edad. Con el permiso de ustedes me pondré un par de cubitos y me escanciaré un Scapa un poco largo. Así, podré escuchar sin temor a ponerme triste (como lo he hecho ántes), otra vez la seguirilla. Salut

Porverita dijo...

La vieja cepa, en la imagen final, parecen unas "garrillas" alzándose hacia el cielo... intentando agarrarse a la vida.

JosepMª dijo...

Añeja cepa.
Líquenes en la piel.
Cuidada con azadón.
Echando tenaces brotes:
Eso es Arte.

En mi juventud
vendimié
cepas de hasta cuarenta años.
Las arrancaron.
Replantaron viñas modernas:
Emparraladas.
Se labran con tractor.
Se matan las malas hierbas
(y lo que sea)
con herbicidas.
Se cosechan a máquina
(verdes & maduras & podridas)
Y, a lo que sale,
también le llaman
vino.

Angustia.
La música de la seguiria.
Y ese _Quién?_
de tu lamento.

Isolda dijo...

Me alegro de que hayas reconsiderado tu postura No te sientas obligado a contestar, pero es evidente que a los que visitamos este sitio, nos gusta dejar constancia de lo que sentimos con tus entradas. (Saramago tenía ese derecho en su blog, pero se lo perdonamos)
A mí me parece tristísimo un sitio sin comentarios. A veces, me dejas muda, pero también te lo digo. Y qué iba a pasar con los habituales que incluso te hacen variaciones sobre el mismo tema!

De lo de hoy, todos se han expresado mejor que yo. Me quedo también con Raíz; es una palabra preciosa, por el diptongo, por la zeta final, por el significado casi eterno. Vaya racha de palabras hermosas; de las fotografías ni hablo, son de exposición. Tal vez deberíamos saber la autoría...

No sé si para entrar en una cepa tan vieja
será preciso tener savia en los huesos.
¿Quién lo sabe?, pero fijo que para acercarse siquiera, hay que tener una sensibilidad especial.

Urdimbre, trama, mimbre y raíz, todas se retuercen para exprimir zumo de besos.

JosepMª dijo...

Es verdad lo que dice Isolda:
Leerte
y escribirte
da consuelo.

Amig@s

Tempero dijo...

Inés:

tierra y alma en estos casos (y en otros muchos) son la misma porción. Lograr que una persona entre en esa porción es lo que yo más deseo con respecto/respeto a la naturaleza: ese trio deseable para que todo continue y se respete. Ganas de llorar muchas veces cuando presencio el abandono del campo y la muerte de lo que un día, con mucho afán, se sembró.

Esa viña puede tener unos 50 años, más o menos. Una viña produce en función del mimo.

Besos, negra.

Tempero dijo...

¿Por qué no se cava una viña, por qué merman los artesanos, por qué no hay un quién que haga todo más lento /deseado, por qué hemos dejado de valorar el trabajo bien hecho?
¿Productividad?

Triste y nostálgico te acompaño con mi bourbon.

Salud, Miquel.

Tempero dijo...

Porverita:

A esa cepa la han guiado en alto para no tener que agacharse tanto.
'Garrillas', ¡mira que eres ocurrente y antropológica! Lo que sí ocurrió es que por estar protegida en un pequeño valle de Uclés esta viña no se heló este año (que mira que se helaron).

Salud, mujer sin garras.

Tempero dijo...

Josep María:

la pérdida de ese quién de tan mínima respuesta es lo que me lleva a los demonios. A los dioses ya me encargo yo de traérmeros a mi redil. Hoy, ahora, acabo de traerme a Poseidón, ¿ves qué antojo?
pero lo que más me importa es la transmisión del legado. 'Legado' es una bella palabra que hoy día se obvia. A cambio la tecnología apunta certera.
Sí, amigo, lamento. Puede que algunas veces me exceda en él.
Abrazos.

Tempero dijo...

Isolda:

te debo la entrada en la que entrarán las palabras trama y mimbre. La haré.
Suelo ser muy voluble y donde digo diego digo don. Ves, hoy hos doy los dones que poseo. Son para vosotros.
Añade en uno el interés que mostráis.
Me hablas de autoría: todas las fotos de este cuaderno han salido de la misma cámara. Unas las hice yo y otras otra persona con la que comparto mucho: te dejo el enlacede su blog por si te interesa:

http://estar-al-acecho.blogspot.com/

¿Y ahora qué besos te doy, retorcidos?

Tempero dijo...

Josep María:

Que cinco horas después de tu primer comentario entres de nuevo para dejar de nuevo tu aliento a cara descubierta no sabes lo que entraña.
¿Pero por qué no tienes tú un cuaderno, me pregunto?