martes, 15 de junio de 2010

Tened al cielo por un aullido formidable



Luz y noche

Alentad al sol hasta bien entrada la noche.
Yo me llevaré un gallo sobrado de intemperie.
A la luz mi gallo le habla de tú a tú.

La luz que sofistica a la ciudad yo no la quiero,
quiero la luz imberbe, la luz que no mata.

Quiero que el cielo desboque su piel negra
y que abra un cráter de luz en la pupilas.
La noche que rastrea las paredes,
que repta por los árboles,
que los niños no sean vistos en las esquinas.

La lechuza insiste en ser la que más ve,
el gallo se arroja como el que más habla.

Alentad el sol hasta bien entrada la noche,
tened al cielo por un aullido formidable.




VUELTA DE PASEO (F.G.Lorca)

Asesinado por el cielo.
Entre las formas que van hacia la sierpe
y las formas que buscan el cristal,
dejaré crecer mis cabellos.

Con el árbol de muñones que no canta
y el niño con el blanco rostro de huevo.

Con los animalitos de cabeza rota
y el agua harapienta de los pies secos.

Con todo lo que tiene cansancio sordomudo
y mariposa ahogada en el tintero.

Tropezando con mi rostro distinto de cada día.
¡Asesinado por el cielo!

7 comentarios:

Miquel dijo...

Me gustan los postes de madera, con sus baquelitas blancas, con sus pájaros haciendo guardia en la punta del mastil. Me gustan los postes de madera...peinan el viento y te hacen sentir bien...

JosepMª dijo...

Impactantes.
Los poemas
y las fotografías
comparadas:
Ayer.
Hoy.
(Mañana)

La luz que mata.
La luz que no mata.
¿Puedo escoger?

Bienaventurados
los Amos de la Energía,
porque ellos poseerán la Tierra.
Aunque el Cielo aúlle.
Aunque el Cielo mate.
Aunque se rompan
Tempero
y sus amig@s.

Amando Carabias María dijo...

Cuando Lorca corre por las venas clavando palabras en las pupilas, hasta la luz que ofende se convierte en aurora de inspiraciones.
Bravo, Manuel.

mirada dijo...

Repaso una y otra vez y siempre me sale la misma palabra:

TEMED AL CIELO POR UN AULLIDO FORMIDABLE

Existen hombres valientes.

Guapo!!

Gracias por tanto arte.

mateosantamarta dijo...

Nuestro afán de llevar la contraria, de ser dioses, de negar la noche, de fabricar el día...algún día quizá lo perdamos y volvamos a admirar al día y a la noche.
No sé porqué pero no puedo oir desde hace tiempo la música que ponéis en goear. Si alguno sabéis la causa?
Un abrazo desde grandes amaneceres y noches profundas.
Muchas veces no comento porque al no oir la música -fundamental en tus entradas- me siento sin suficiente base.

Isolda dijo...

Tal vez porque esperaba una única lamparilla en un tercer poste, me quedo con tus versos:
Quiero que el cielo desboque su piel negra
y que abra un cráter de luz en la pupilas.

Besos de estrellas para iluminar la noche.

(Tomo nota: incombustibles)

ybris dijo...

Tan formidable su aullido como formidables los sentidos ávidos que los perciben más allá de su sonido.

Un abrazo.