viernes, 24 de septiembre de 2010

Casa de los Llanos II


Bordeándolo todo. Mi fantasma bordeándolo todo. Pasé a todas las habitaciones. En muchas aún queda la pared divisoria, en otras está semiderruída. Pero yo no paso sin llamar. Paro, me asomo, escaneo el perfil de vida que allí pudo haber. Mi fantasma es el que toca, el que incluso raspa, el que toma las delicadas muestras del pasado para verlas con amplitud. Esa pared como de sistema nervioso, llena de sinapsis. Aún vive, aún permite lluvia. Se sirve de que alguien crezca a su lado. Creo que hay en toda derrota un momento sublime y doloroso a la vez: cuando nuestro fantasma se halla con su homólogo. Y tú los dejas que conversen, que deriven. De dar significado ya te sabes tú, cuando todos los años de ausencia te vuelven a entrar de golpe. Esa pared que pudo tener algún retrato.




Anouar Brahem (De tout mon coeur) de su disco Le pas du chat noir

6 comentarios:

Miquel dijo...

"Esa pared que pudo tener algún retrato". De seguro...salut

Eria.. dijo...

Gracias por presentarme a Anouar Brahem... suena bien.

Miquel dijo...

El comentario iba por lo de las palabras esdrújulas y lo bien que hiciste aquella entrada. Solo quería decirte que hay un tema que cuelgo el domingo que se llama construcción (creo), y que me gustaría la escuchases, seguro que te suena, la letra es de una elaboración genial, independientemente de quien la cante. Tampoco se seguro quien fue el creador , pero tengo el video del youtube. Vale la pena. Salut

Shandy dijo...

"De dar significado ya te sabes tú, cuando todos los años de ausencia te vuelven a entrar de golpe".
Dolorosa esa derrota,ese reencuentro con nuestros fantasmas. El interior de una casa derruída, una pared llena de sipnasis, los fantasmas... una buena metáfora de nuestras casas interiores, de nuestras paredes.

mirada dijo...

:-)

Porverita dijo...

¿No le dejaste un mensaje en ese muro a tu homólogo fantasma?
Quizá lo habría agradecido, y también que llenaras de presente ese tiempo ya ido de la mansión abandonada.