viernes, 10 de septiembre de 2010

Hasta que llegue el pan


Tenía el trigo semblante de vértigo. El camino
y al fondo el mar. La sugerencia de tendernos,
de ilimitar el día, de amar hasta el pan, hasta
que llegue el pan, dijiste arqueándote. Ahora
el recuerdo me permite tenerte, tramo corto,
quizás, pero ferviente tú en el grano. Mi calma.



Els amants
(Vicent Andrés Estellés)

No hi havia a València dos amants com nosaltres.
Feroçment ens amàvem des del matí a la nit.
Tot ho recorde mentre vas estenent la roba.
Han passat anys, molts anys; han passat moltes coses.
De sobta encara em pren aquell vent o l'amor
i rodolem per terra entre abraços i besos.
No comprenem l'amor com un costum amable,
com un costum pacífic de compliment i teles.
Es desperta, de sobta, com un vell huracà,
i ens tomba en terra els dos, ens ajunta, ens empeny.
Jo desitjava, a voltes, un amor educat
i en marxa el tocadiscos, negligentment besant-te,
ara un muscle i després el peçó d'una orella.
El nostre amor és un amor brusc i salvatge,
i tenim l'enyorança amarga de la terra,
d'anar a rebolcons entre besos i arraps.
Què voleu que hi faça! Elemental, ja ho sé.
Ignorem el Petrarca i ignorem moltes coses.
Les Estances de Riba i les "Rimas" de Bécquer.
Després, tombats en terra de qualsevol manera,
comprenem que som bàrbars, i que això no deu ser,
que no estem en l'edat, i tot això i allò.

No hi havia a València dos amants com nosaltres,
car d'amants com nosaltres en són parits ben pocs.

5 comentarios:

Miquel dijo...

mi calma...

virgi dijo...

Radiante calma.
Entre el trigo y la sonrisa de sus ojos.
Que llegue el pan, que llegue el día.

Besitos

Shandy dijo...

Un poema bien tendido, bien moldeado en el arqueo rítmico. "Tramo corto" pero intenso en su contención.

De Los amantes, prefiero la lectura desde el silencio, o sólo con la guitarra de Toti Soler. La entonación de Ovidi Montllor, en este caso, no me gusta, vapulea los versos y me resulta demasiado teatral, histriónico en exceso.
Esta claro que es sólo una opinión.
Sin embargo, Ovidi me gusta como intepreta los de Coral romput.

Isolda dijo...

Tu poema es bueno, me gusta muchísimo, suena de maravilla. Precioso igual que la fotografía.

El de Estellás lo conocía:
A Valencia potser no, però jo en he conegut d'altros.

A Ovidi lo obvio, como bien sabes.
Besos mirando al mar.

Tempero dijo...

A todos, pero a los cuatro que preceden, este cielo de Aleixandre:

Al cielo


El puro azul ennoblece
mi corazón. Sólo tú, ámbito altísimo
inaccesible a mis labios, das paz y calma plenas
al agitado corazón con que estos años vivo.
Reciente la historia de mi juventud, alegre todavía
y dolorosa ya, mi sangre se agita, recorre su cárcel
y, roja de oscura hermosura, asalta el muro
débil del pecho, pidiendo tu vista,
cielo feliz que en la mañana rutilas,
que asciendes entero y majestuoso presides
mi frente clara, donde mis ojos te besan.
Luego declinas, ¡oh sereno, oh puro don de la altura!,
cielo intocable que siempre me pides, sin cansancio, mis besos,
como de cada mortal, virginal, solicitas.
Sólo por ti mi frente pervive al sucio embate de la sangre.
Interiormente combatido de la presencia dolorida y feroz,
recuerdo impío de tanto amor y de tanta belleza,
una larga espada tendida como sangre recorre
mis venas, y sólo tú, cielo agreste, intocado,
das calma a este acero sin tregua que me yergue en el mundo.
Baja, baja dulce para mí y da paz a mi vida.
Hazte blando a mi frente como una mano tangible
y oiga yo como un trueno que sea dulce una voz
que, azul, sin celajes, clame largamente en mi cabellera.
Hundido en ti, besado del azul poderoso y materno,
mis labios sumidos en tu celeste luz apurada
sientan tu roce meridiano, y mis ojos
ebrios de tu estelar pensamiento te amen,
mientras así peinado suavemente por el soplo de los astros,
mis oídos escuchan al único amor que no muere.