sábado, 18 de septiembre de 2010

Textura fértil de otros tiempos


Miro
una pared de piedra
y tengo el tiempo justo de rodear
sus márgenes,
sus manos ocultas y,
ante todo, todo
lo que tiene de
aposento,
textura fértil de otros tiempos
donde ser artesano
equivalía
a seguir el curso de la tierra.
Pared
y hogar
eran,
dicho de otra forma,
materia prima
de la vida.



Rondeña: 'El tiempo justo'
El Niño Josele
Disco: 'VENTA DEL ALMA'

8 comentarios:

Miquel dijo...

donde todo se aprovechaba, hasta las piedras para los lindes ...¡ y que complejo era saberlas hacer ¡...salut

Tinta de aterrizaje dijo...

Frente a tanto hormigón, hoy día podemos decir que las construcciones de piedra tienen un encuentro a modo de ritual.
Tu poeme tiene muchos acentos internos (eso que no se ve escrito en la ortografía pero sí en la intención). No sé, es algo difícil de explicar.
La rondeña que acompaña es un lujo.

Hoba W. dijo...

Cuantos pensamientos y cuanta voz guardan las piedras que forman pared (y vida)

virgi dijo...

Las paredes de piedra tienen un alma escondida que vaga entre los intersticios. Pocos la ven, con certeza siento que sale a tu paso.
Besitos, Manuel

Tempero dijo...

Miquel:

las piedras como estorbo y parte sustancial de una división, o una vivienda (como os mostraré a la que pertenece este frontal blanco).
Al menos no incordiarán a los invertebrados en la actualidad, porque ya no se mueven. Eso sí, las canteras de mármol no veas el tirón que tienen. Pero ya ves, los epitafios siguen siendo de lo más vulgares. A mí me gusta este propuesto por Labordeta. ¿Cabrá en la piedra? Hombres como Labordeta son los que merecen la pena.

"Ustedes están habituados a hablar siempre porque aquí han controlado el poder toda la vida, y ahora les fastidia que vengamos aquí a poder hablar las gentes que hemos estado torturados por la dictadura. Eso es lo que les jode a ustedes, coño, y es verdad, joder. A la mierda."

Tempero dijo...

Tinta:

no suelo rezar nada pero te puedo asegurar que, ante paredes como esas, se puede tener una conversación muy íntima. El ejor ritual es la admiración.
Lo de los acentos internos lo entiendo, creo. Imagino que es lo que hurga en uno un hecho emocional y relevante. Te puedo asegurar que yo no escribo por escribir sino que algo me tiene que acentuar mucho.
Niño Josele es un as de la guitarra.

Tempero dijo...

Hoba W:

como meteorito sabrás bastante de piedras (incandescentes). Y sí sabras del dicho ese de 'si las paredes hablasen'. De detras de algunas paredes saldrían novelas, probablemente amorosas.
Esta pared te puedo asegurar que habla de esfuerzo, migas y gachas y de vendimia (está en Tomelloso, Ciudad Real).

Tempero dijo...

Virgi:

aquí la única que vaga entre los intersticios eres tú. Te metes en los intersticios de la pintura, del tul de sus pigmentos y nos describes un sueño del que Goya ni se había dado ni cuenta.

¿Va bien el comienzo del cole?