viernes, 30 de diciembre de 2011

Escarcha 2

















Y si la escarcha
pone un dedo en la llama
se nos vuelve agua.



Autumn Leaves, Toots Thielemans & Kenny Werner

Escarcha

















En la pradera
ha bajado la escarcha
para verla Tú.



Recuerdo (Soleá libre), Son de la Frontera

jueves, 29 de diciembre de 2011

Paseo por nuestros fósiles

Octavo fósil

Cuando despierte,
el mar será una inmensa
playa vacía.

José María Micó, La sangre de los fósiles























Tienes a la vista el vaivén del tiempo,
no como paso elevado ni como gruta.
Al alcance de la mano tienes el mar
que cayó en esa piedra y que hoy,
con solo tocarla, sabes que entraña
miles y miles de años
a través de sus fósiles.
Mientras tocas a algo, o a alguien,
hay un periodo de consistencia,
de audiencia con el verbo y la palabra.



Alegrías de Córdoba, de Miguel de Tena. Su título, Vaivén.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Lemas: el vivo vuelo















Que a cada vivo vuelo
una rama lo proteja,
una roca lo interprete.
Sean, si se quiere,
esos tres versos iniciales,
un lema
para no pasar nunca por alto.
Si un ave vuela, un ratón corre,
una perdiz canta sobre la escarcha,
un arroyo menudea con cualquier oído,
aunque se sea sordo,
y más cosas ocurren,
todas en cadena,
en cadena libre.
Lo digo, me lo digo,
no hallaré jamás desperdicio
en un vuelo,
hallaré longitud, envidia,
y cierta mofa
a la gravedad,
al plomo
y a todo aquello
que a la muerte vincula.
Vivo te veo
vuelo.
Te aplico el lema
desde mi reposo.


Calima, de Gerardo Núñez (Versión 1)

sábado, 24 de septiembre de 2011

Desde mi silla de anea


Tiene la poesía mucho de tránsito y reposo. Pero sobre todo tiene mucha afinidad con la carpintería. Recuerdo a mi padre labrando palos con esa herramienta que conservo: la azuela. Mi padre pulía los palos a medida y a ojo. Y no era carpintero. Yo tampoco. Y a cambio he decidido andar con mi silla a cuestas y afrontar un nuevo proyecto poético a base de lo que llamaré 'asientos'. Pero tendrá entrada en este lugar:





Y mientras, les seguiré dejando por aquí cosas que me gustan mucho como esta seguirilla de Pepe el de la Matrona titulada No duermes sola.

lunes, 29 de agosto de 2011

Recopilando

Poster el que marca el ritme és el desig,
però el desig tan aviat sotmet
com allibera, i mai no concedeix
treves al sentiment o a l'esperança.

Quizá el que marca el ritmo es el deseo,
pero el deseo tan pronto somete
como libera, y nunca concede
treguas al sentimiento o a la esperanza.

Miquel Martí i Pol, Segona proclama, de su libro Después de todo.



Empecé el blog/cuaderno con un hombre entrañable, Leonardo. Un hombre sabio de la tierra. Él mismo me dio esa escoba que yo le pedí. Una escoba con la que no barro, una escoba que reposa en mi casa. Una escoba con vida impresa: todas las semillas que aún no se han desligado de sus ramas. Hay muchas cosas desparramadas tras el blog, muchas personas, muchos encuentros, mucha vida. Eso me gusta, mucha vida. No quiero ni deseo barrer lo desparramado. Ahí queda todo expuesto. Agradeceros todo. No me extiendo más.


Cachivaches

viernes, 26 de agosto de 2011

Hábitats





( De una herida )

Quién falsifica una herida así.
Una herida desde la que saco rincones y solicitudes.
Dime, quién. Una herida así que me dobla el ojo,
una herida que me estalla en quieto,
una herida que me permitirá incluir al silencio
como metrónomo. Dime, te atreves?
Dime, que eres campo encelado.




Hábitats



( De mi piedra )

Salió de la vertiente más dulce del agua,
con su luz en carne viva, salió por yo hablar
frente a una grieta. Sólo Él me vio
gesticular con el agua. Sólo yo
di gracias por su posesión.

jueves, 25 de agosto de 2011

Momentos




Color es lo que yo espero.
Blanco y negro lleno de enjambres.


Y las cuerdas se desencadenan en un instante.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Momentos



De la mesa a la ventana. De la mesa de Manuel Lledó a su ventana. Desde donde echa de comer a los gatos. Sólo a Él acuden si los chista. Manzanas de Casiano. Manzanas llenas de lucidez. No son esas manzanas de yeso a las que estamos acostumbrados en las fruterías. Éstas: manzanas de mano, de lienzo, de ojo mordido, de lengua perdida. Mirémoslas.


lunes, 22 de agosto de 2011

Manuel Lledó

Manuel, tu sonrisa irónica, tu melancolía, tu dolor. Y tu sonrisa abierta cuando de vez en cuando te decía que alguna cosa estaba bien mantida. Usabas esta palabra para definir los árboles hermosos y con buen porte que nos encontrábamos. Manuel, tus acuarelas, tu ventana, las huertas y los vinos. Manuel, tu silencio siempre en alerta. Manuel, tu forma sencilla de convivir en en la naturaleza, tu vínculo con ella. Yo estoy on line con la naturaleza, nos decías. Tu concepto del tiempo como algo que sucede no como algo que pasa. Manuel, tu forma de retirarte. Manuel, por compartir una siesta a 35 grados bajo un carballo. Manuel, por ser tú mi maestro de ceremonias en ese bautizo en pelotas bajo la hermosa cascada en el paraje de O Carabullo, en la Ribeira Sacra. Manuel, por las noches y tu vitalidad de búho. Manuel, por quienes saben del gozo de eso días de atrás. Manuel, por tu forma tan galante de esa forma de bailar la canción que añado. Manuel, por tus ojos. Manuel, por tu forma de comulgar con el aire, por saber olerlo tan bien. Manuel, por nuestro abrazo.
Manuel.


Manolo Sanlucar, soleá por bulerías, 'De capote', de su disco TAUROMAGIA

domingo, 21 de agosto de 2011

Hábitats


( De nuestra piedra de afilar )

El rasgo de tu roce y el intermedio
que la noche te da. Adivino la oculta
conjugación del hierro, el corte
de la hierba, la carne o el pan.
El filo sobre el dedo,
la memoria y la oscuridad.
El sencillo giro de la mano y, sobre todo,
la conmoción del tiempo,
su escasa duración frente a una piedra.


EGSCHIGLEN - Aisui hulgiin tuvurguun, de su disco GEREG

viernes, 19 de agosto de 2011

Hábitats

Se nutren,

se han nutrido

de hediondas imposturas,

de cancerosos miasmas,

de vocablos sin pulpa,

sin carozo,

sin jugo,

de negras reses de humo,

de canciones en pasta,

de pasionales sombras con voces de ventrílocuo.


Oliverio Girondo, fragmento de su poema HAY QUE COMPADECERLOS



( De un carozo )

No te vengo con cuentos. Sabes que una boca nunca puede dejar un carozo así de limpio. Sin atisbo de pulpa. Sin atisbo de mordedura. Sabes que nos mordimos, sabes que ese momento se columpia insistentemente. Sabes que las hormigas ejercen la limpieza del deseo, que la acumulan en una cueva protegida de viento. Sabes que soy asiduo a creerme invicto aunque la derrota ya sea una gangrena. No te vengo con cuentos.

jueves, 18 de agosto de 2011

Hábitats


en una brasa cárdena deshecho.
Manuel Machado.


( De nuestro ocaso )

Sabemos que comulgar
no es hablar de pan.
Comulgar es el arrastre
propio de la sangre.




.

sábado, 13 de agosto de 2011

Hábitats

Último fósil

Toda estancia es un tránsito.
Todo viaje se convierte en fuga
Toda fuga es un fin que no se alcanza.

José María Micó, La sangre de los fósiles.




( De mi refugio )

La ponencia de un fósil y su grito.
Los ojos que lo detectan en silencio.
La intersección de unos cuerpos.
La alta pluviometría de la oscuridad.
El deseo de un sonámbulo.
La lluvia de esta noche.


viernes, 12 de agosto de 2011

Momentos

«D'où vous vient, disiez-vous, cette tristesse étrange,

Montant comme la mer sur le roc noir et nu?»

— Quand notre coeur a fait une fois sa vendange

Vivre est un mal.

C'est un secret de tous connu,


Semper eadem, Charles Baudelaire, LE FLEURS DU MAL

Decís: <<¿De dónde os viene esa tristeza extraña
Que asciende como el mar sobre la negra roca?>>
-Después que vendimió ya nuestro corazón
Un horror es la vida. Es un secreto a voces,

(Versión de A. Martínez Sarrión)



.
.
.

Hábitats


(De la Casilla)

Ahí había un tejado.
Desde ahí, según me dijeron siempre, me perdí.
Por llorar dieron conmigo, junto a un prado, junto al cereal.
Ahí había un pozo. Bebían agua durante la siega.
Mucho tiempo llevo sin ver el pozo, sé que está seco.
Me gusta sentir, a través de una piedra, que al agua es el tiempo de debajo.

jueves, 11 de agosto de 2011

Hábitats


(De adentro)

Si llenase de trigo mis tripas,
si fuese cavidad en la tierra,
si de tan perfecto no escribiese poesía.
.
.
.

domingo, 7 de agosto de 2011

Momentos

En las encrucijadas más confusas del sueño
oscuramente sé de tu vivir.

Semper eadem, Antonio Martínez Sarrión, de CORDURA

.
.
.

sábado, 6 de agosto de 2011

Momentos

Me acuerdo de la casa
como si fuese un cuerpo echado
sobre el mío.

La llave, Caballero Bonald de PLIEGOS DE CORDEL

.
.
.

Momentos



.
.
.

sábado, 23 de julio de 2011

Habitats

Bajo tu piel un sueño no se marcha (V. Aleixandre)

El desamor, la rutina, nos anuncian que volveré a la urna umbría de sueños y palabras. Tú, sin labios, volverás, a la soledad de los parques, al hastío de la espera de un olvido, que rara veces llega a tiempo. (D.González)


( Del silencio III )

Trato de favor que hallo para esta noche,
y para todas. La sangre marea sus garras romas.
No hay donde quedarse con los ojos hundidos
porque el silencio arbitra piel sin descanso.
Silencio para largo, para el grueso de los dedos,
para la piel, silencio hasta en los huesos.

Over, Dakota Suite, de su disco Blown about moon

viernes, 22 de julio de 2011

Hábitats


( De la raíz )

Percibo si a veces no será
que la raíz conspira para retenernos.
Usa la tierra a su acomodo,
por una roca no se inhibe,
por una roca
la raíz se hace delfín
y vuelve a la tierra.

The shadow, Marie Bonie, del disco que venimos escuchando estos días.

jueves, 21 de julio de 2011

Hábitats

BOOMERANG

La ventana se abre al paisaje lejano,
callado en la distancia,
y olvidas el murmullo que de cerca te cerca.

Estás allí, muy lejos, en el grato silencio...

Y la ventana miras,
en la distancia, muda...

Y te atrapa el murmullo
que cerca te cercaba.

Rosa Romojaro, Cuando los pájaros, Ed. Hiperión

( Del recuerdo)

Como ayer, cuando los pájaros,
entrando el delirio con forma de cielo.


Little bird, Marie Bonie, de su disco In the hand of the night

miércoles, 20 de julio de 2011

Hábitats


( De la noche )

Una bóveda de sangre,
deseos con forma de ultrasonidos,
lejanos, quebradizos,
sangre llena de levadura muerta,
sangre atestada,
siempre sangre,
vuelos a favor de un diente.
El pan semidormido,
testigo de los capilares,
de los ojos.



Uldda girls, Marie Boine, de su disco In the hand of the night

martes, 19 de julio de 2011

Mi versión de la noche

19/07/11

Meto los ojos en el traje de neopreno.
Buceo. Aparto con facilidad los edificios.
Me gusta ese parentesco que tengo con la luna.
Todo lo irresistible tiene su punto de partida.

Irresistible, Marie Boine de su disco In the hand of the night

lunes, 18 de julio de 2011

Hábitats

Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde del precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno.

J.D.Salinger, El guardián entre el centeno

( Del centeno )

Estuve entre el centeno,
entre sus cañas,
entre su vieja tradición de esconder
a quién a él se acerca,
pero no estuve como de niño,
en un círculo apropiado
que ya habíamos tramado de verde.
Pero sí hice eso que hacemos
al recordar,
descargar la memoria,
camuflarnos,
aunque sea un instante.

Hou, Anouar Brahem, de su disco Barzakh

domingo, 17 de julio de 2011

Orgasmo

Un orgasmo es una cosa muy seria. ¿Seguro? ¿O una cosa muy cachonda?
Algún día escribiré un poema-hábitat sobre el orgasmo.
En Argentina no dicen 'tuve un orgasmo' sino 'vi la cara a Dios'.
Buena combinación: siempre supuse del componente celestial del sexo.
También hay orgasmos visuales: puro deleite.
Miren cómo bailan Chico Frumboli y Eugenia Parrilla.
Siempre preferiré un buen orgasmo a un mal poema.





sábado, 16 de julio de 2011

Hábitats


( De un reencuentro )

Estaba en un pinar.
Un par de perros olfateaban obsesivamente el rastro de un gran dogo.
Elena no decía nada, sólo se dejaba oler; no decía nada.
Ella había dicho que a su perro le inquietaban los bosques; como a Ella.
Ahora no decía nada, algún cigarro para mover sus labios, nada más.
No lo encontraron.
A Elena le dio por reír.
Por la noche fue sola al pinar. El fuego comenzó por un bote de resina.
Algunas colillas se recogieron como muestra junto a la vereda.
A Elena la despertaron unos rasguñazos sobre la puerta de madera de su casa.
Olía mucho a humo su gran dogo.

Episode, DAKOTA SUITE, de su disco ALONE WITH EVERYBODY

Hábitats

( De una flor )

El mástil de una flor.
sus hojas, su pertenencia a un tiempo,
su mito cerrado.
Si hablo de esclerosis
jamás lo haré de un flor,
ella abre,
se cerciora del agua,
faculta sus pétalos.
Sobre la tierra.
Siempre.


A life unfolds, Kurt Rosenwinkel, de su disco THE NEXT STEP

miércoles, 13 de julio de 2011

Hábitats


( De un balcón )

Lo más probable de una casa
lo que más sale e incita
desde donde más se ve.
La estación más tersa
de una ausencia,
en esa casa,
y su calle condecorada
solo con la gente que anda.
No se mide mi balcón por su altura,
el suelo, el suelo es un ingenio
donde verbalizar el deseo.
Salgo al balcón y miro el suelo.
Entro a casa de nuevo.


Returning home, Iro Haarla de su disco Vespers

lunes, 11 de julio de 2011

Hábitats

( De las sombras I )

Sin hojas ya, árbol, pero con sombra. Sin vida ya, árbol, pero con sombra. Habita en mí ese aposento de tu sombra, ese viraje del sol ante lo que está quieto. Puedo verte cada mañana y saber que tu método de vida ya es la sombra. Y no me gusta, pero exclamo silencio como forma de ondular los recuerdos. Otros árboles veo en el campo y ante todos la misma pregunta, ¿quién es testigo de tu sombra? Pero de ti hablo con sílabas giratorias y acento pertinaz, árbol, sombra.


La flor de la jara

Yo amaba aquella casa
sin vientos de desgracia.

Era como mi alegre
posesión transparente.

Como la flor blanquísima
que en los jarales brilla.

Tal vez yo por entonces
desdeñara a los dioses.

Pues ni ellos habitaban
en regiones tan claras.

Y así como un castigo
perdí lo que era mío.

Un fuego despiadado
prendió en aquellos campos.

Después no quedó nada.
Ni la flor de la jara.

José Agustín Goytisolo

sábado, 9 de julio de 2011

Hábitats

10/07/2001


( De mi Padre )

Vengo para verte
y que me nombres de nuevo
el trigo con tus manos
yendo tú
hacia las espigas
agarrando una
cortándola
frotándola
para sacar el grano y ver
si ya está para la siega.

Vengo hoy
después de diez
para decirte
que este año
el trigo
mordió más sol que agua
y eso tú sabes lo que significa.
Pero siempre la espiga
es retorno
y halla deseo.

Venimos.



jueves, 7 de julio de 2011

Un poema de José Emilio Pacheco

De su poemario COMO LA LLUVIA

De un espejo a otro

1. Mar adentro

¿Quién soy, qué soy, dónde estoy?
Me hallo aquí
Ante el espejo y su metamorfosis.
El primer espejo y el último,
El mismo observado
En cuanto fui capar de ponerme de pie
Y mirarme y mirarlo todo.

Qué grave error conservar
Esos objetos de otro mundo.
No admitir que todo se va
Y así nos vamos con las cosas.

Ya que el sangriento siglo fluyó
Entre nosotros dos como el ciclón o el incendio
Ahora no veo en el espejo
Sino el abismo que avanza.

Bajo su mar adentro en tinieblas
Han de estar haciéndose sombra
Los sucesivos seres que encarnaron en mí,
Los efímeros,

Mientras se adentran en su propia edad,
Su propiedad: la era de las sombras.

2. El desierto de azogue

¿Qué hará el espejo cuando no lo vemos?

Tal vez se limpia de la realidad
En el opaco abismo de su azogue.

O sueña en haber roto la condena
De reflejar lo que no quiere.

A solas el espejo se rebela
Y anula las imágenes guardadas

En el pozo sin fin donde se ahoga
Su lado oscuro.

Y para no verse
Se abisma y muere en el desierto helado.


lunes, 4 de julio de 2011

Hábitats

( En mi tierra, sin nunca dejar de irme )

En mi tierra, sin nunca dejar de irme,
esperando la lucidez del fruto, en el vientre
de un árbol,
o de una inquieta mata,
en mi tierra
el sol empaña cualquier ficción,
el sol es el que manda,
quien previene,
quien da,
sin dejar de irme,
nunca.


Irresistible se titula este tema. Quisiera saber lo que dice.

Presagios

Una vez leí este poema de Rosa Romojaro:

Cuando los pájaros

La terraza era un juego de pájaros y ojos:
los mirlos acudían a comer las bignonias
-esos ojos-semilla en las vainas abiertas-
y después se escondían en el árbol de siempre,
ya fuera, en el camino; luego,
llegaban los gorriones y saltaban
de una rama a la otra, y emprendían
el vuelo hacia el tejado -la vista iba perdiéndolos-;
arriba, a mediodía, la queja de una tórtola
y, ya en la tarde, al fondo,
el reclamo de un búho. Invisibles los dos.
Eso era todo. Y en abril,
los vencejos, sus giros incansables.

Pájaros cotidianos, que encontraron su nido
aquí, detrás del folio. Señas
de identidad. Puntos de fuga.

Eso era todo. Un día,
dejaron de acudir
-tras la tapia, otros pájaros restallaban el aire-.

Un día,
fueron flechas nerviosas en zigzag
cruzando la terraza
-los otros, tras la tapia, aumentaban su grito-.

Un día,
las vainas rebosantes desbordaban sus ojos,
intactos en el suelo.

Un día, y era abril,
el valle quedó quieto, sin sonido.

Al fin, un día,
el día se apagó y era de día:
gañidos en el aire;
la terraza era pájaros;
en el suelo, sus sombras;
tras la tapia...¿Qué había tras la tapia?
¿Quién los llamó?





If

domingo, 3 de julio de 2011

Hábitats

( De la tierra, de nuevo )

Mi linde está en la tierra,
en lo que en ella se mueve.
Si ando, prefiero vísceras de terrones
a asfalto recién peinado.
Lo que a mí me mira desde la tierra
no tiene longitud
ni papeles oblicuos
ni merma.
Lo que a mi me mira desde la tierra
igual miro yo
sin merma.


Como el viento de poniente, El Cabrero, de su disco homónimo.



COMO VIENTO DE PONIENTE

De niño no me gustaban
los libros ni la sotana
ni salir en procesión
era tan desobediente
como el viento de poniente
revoltoso y juguetón.

En vez de mirar pal cielo
me puse a medir el suelo
que me tocaba de andar
y nunca seguí al rebaño
porque ni el pastor ni el amo
eran gente de fiar.

Empecé haciendo carrera
por atajos y vereas
muy estrechas para mi,
y decían mis vecinos
que llevaba mal camino
apartao del redil.

Como aquel que calla otorga
y aunque la ignorancia es sorda
pude levantar la voz
más fuerte que los ladríos
de los perros consentíos
y que la voz del pastor.

Siempre fui esa oveja negra
que supo esquivar las piedras
que le tiraban a dar.
Y entre más pasan los años
más me aparto del rebaño
porque no se adonde va.

Como aquel que calla otorga
y aunque la ignorancia es sorda
pude levantar la voz
más fuerte que los ladríos
de los perros consentíos
y que la voz del pastor.

sábado, 2 de julio de 2011

Palabras a salto de mata: intravenoso


Mi amiga Inés tiene hecho un pacto con el lenguaje. Me río siempre que abre la boca para describir lo que mira. Simplemente -y mira que se lo he dicho veces- tiene una agudeza literaria y asociativa tremenda. Mientras nos fumábamos un cigarro en una placita cercana a la calle de la Montera salió esa pareja. Sin dudar un segundo me dijo: 'Mirá Manuel ese pantalón intravenoso de la niña'. Dio en el clavo. Reí.

viernes, 1 de julio de 2011

Hábitats

( De otro sueño )

Hacía calor en una calle llena de gente inamovible. No sudaban. Todos llevaban sombrero de paja.
Entré en una iglesia por venirme un golpe de frescor al pasar a su lado. No había ningún banco. Había señales de tráfico junto a las grandes columnas. De limitación de velocidad la mayoría. Empecé a caminar lentamente por la nave central. Me detuve al oler a humo de cigarrillo. Salía de detrás de una de las columnas. Vi el humo y una señal de prohibido. Tosí. Un dogo inmenso salió detrás de la columna. Se fue a la calle ladrando. Fumaba una mujer recostada y con los ojos cerrados. Sus manos eran bellísimas, verticales.

El pas del temps, Toti Soler

jueves, 30 de junio de 2011

Hábitats


( De una aldaba I )


quien quiera que seas
quieras lo que quieras
pasa
es verano
pasa sin llamar
no interpretes mal mi postura
simplemente descanso
tú, sí tú
que pareces mirarme con fijeza,
pasa
aunque nada quieras
puede que suceda algo


Summertime


miércoles, 29 de junio de 2011

Hábitats


..../
a feble parede que nos separa
amor perpetuo, sórdida nostalxia
entre o maino tremor da auga habitada
e a lenta liquidez do asasinato
Non renuncio ó teu sempre
ich liebe dich.

Lois Pereiro de su poemario Poemas 1981-1991


( De los pozos )

Pozo I

El agua que cambia de piel
y ese hábitat silencioso de tu brazo.
Celebro la sed en el termitero de mi boca.
Levantaré tu tapa
y le hablaré al fondo por si rebota.
Es mi forma de saber
si la luz es mera intriga
o puro fieltro.
Tú estás
donde el agua filtra,
en el avatar de la vida.


Latíos de la muerte, Seguirilla de Tomasa la Macanita, de su disco Con el alma

martes, 28 de junio de 2011

Hábitats

( De un sueño )


Estaba en la Estación Central de Trenes de la ciudad. Una explanada grande de albero sin un sólo coche y el edificio allí con su gran rótulo: Terminal de Trenes de Aquí. No había nadie esperando. Un señor en la taquilla y otro en la oficina postal. En aquella oficina siempre llegaban los envíos antes que las personas. Pregunté, ¿Hay algo de Elena? Del tamaño de un pequeño libro envuelto en papel de mercado y atado con una cuerda. Tenía remite. El destinatario eran unos versos:

Han adornado el cielo con flechas,
tarjas de jubilosas llamas y yelmos de esplendor,
cuchillos y dagas de silbante luz y furiosas espadas.

Me lo dieron. No lo desenvolví. El tren traía un retraso de dos horas. El calor. Daba vueltas al envío. El tren postal salía a la vez que el de pasajeros, pero llegaba mucho antes. Elena. Lo vi a lo lejos. Cuando paró se abrieron las puertas. Comenzaron a salir perros. Perros que cruzaban los andenes, perros que salían por la estación, perros que iban por donde habían venido. Salió Ella. La reconocí por sus ojos. Él me reconoció a mí. Llevaba las dos manos envueltas en gasas negras. El gran dogo vino a mí, me lamió, puso sus pies en mis hombros. Ella se acercó. La miré, eran sus ojos. Sólo me dijo, Yo no soy Ella, Ella aún conserva las manos.


El cachorro me dijo, de Diego Carrasco, de su disco Voz de Referencia

lunes, 27 de junio de 2011

Hábitats


( Del cigarro II )

La joroba de un camello se llena de humo.
Dime si tu cuello no es incienso
cuando hablamos a redondeles.
La borda es una estrategia del mar
y tu boca una pelea.
Llevabas aquel día
un cinturón de albatros.
Las hormigas escalan los bosques.
Nuestros labios demoran una barca.
No sentamos frente a frente,
ahora el humo codicia los espejos.
El costado de los árboles.


Journey, de KROKE, de su disco Seventh Trip