sábado, 29 de enero de 2011

Si pudiera traspasarte


Si pudiera traspasarte
lo que dicen los pájaros
en este jardín andante que yo observo
mientras fumo.
Su lenguaje es una semblanza,
un tributo a la primavera
que acerca posturas al genio el deseo.
Siempre el sol hace eso,
hace hablar a la sangre,
sin palabras,
sin más que una aritmética de sonido acelerado.
Y eso y el silencio, entre ala y ala,
es todo lo que bulle, y que en palabra
es difícil traspasarlo.
La palabra utilizada
es nuestra vertiente para amenizar la vida,
pero yo, yo, esfumaría la palabra
del verso. Haría vuelo.





ESTRELLA DE FUEGO (Peteneras)

Estrella de fuego fuiste
que en mi corazon entraste
dejate prendido el fuego
y luego te arretiraste
estrella de fuego fuiste
que en mi corazón entraste.

Al pie de un pocito seco
de rodillas me hinqué
fueron tan grandes mi llantos,
mare de mi corazón
fueron tan grandes mi llantos
que el pocito rebosé,
al pie de un pocito seco
de rodillas me hinqué.

2 comentarios:

amparito dijo...

Ayer, los gorriones de mi jardín, estaban estraños.
No levantaban el vuelo al llegar yo.
Intuian la nieve que luego llegó y no querian abandonar su refugio

Isolda dijo...

Mientras gorriones, vencejos y mirlos brindan como yo al sol, sin fumarme un cigarro, (aún lo deseo después de tantos años) trato de escuchar lo que escribes. Y es así; y como no se nos dará el volar, necesitamos poetas como tú para que nos traspasen lo que dicen tus letras.
Maravillosa la voz joven de Enrique Morente en las peteneras.
Besos que bullen entre los árboles.