viernes, 4 de febrero de 2011

Azul desparramado

Azul siempre presente como corona y flores desordenadas con olor a cielo.
Aspirar el azul durante todo nuestro periodo de ojos. Ese azul que tan sólo huele a eso, a vegetal de cielo. Días después, lo que está seco hervirá. El clima de nuestra piel también es azul.
Azul, tan de parte de ser todo.

1 comentario:

Isolda dijo...

Querido Manuel, ya me dejaste tocada con Envío, esa serie que como hormiguita vas creando de Poemas y Susurros; aprendí como siempre con Epitafo de Savia, pero ya me atravesate el corazón con Ortigas; eso por no hablar de los palos que nos has dedicado, de Chano Domínguez. Al parecer, quieres tocar la última fibra con ese azul espléndido a juego con ese impresionante blues, que consigue tansmitir el silencio más grande, aunque pareza una contradicción. Con la boca abierta me dejas, por tu poesía y tu trabajo tan prolífico.
Besos, una vez más, admirados.