lunes, 21 de febrero de 2011

Bella descomposición


Ese es un trozo de madera. Madera en descomposición. Lo palpé esta mañana en el campo. Sentí su esponjosa vitalidad y la delicadeza de su trenzado. Para mí, las texturas naturales hoy día amenizan mis ojos más que cualquier obra de arte contemporánea. Imaginaos este trozo de madera en Arco. Prima en mí la autoría de la descomposición, es una atracción brutal la que siento cuando veo maderas muertas no tan muertas. Como si una madera reivindicase la estética en todo momento. En el campo siento la generosidad de cualquier brizna que acabará siendo nada. Pero antes, habré disfrutado de esa brisa visual.

5 comentarios:

Shandy dijo...

También en la decadencia y la "imperfección" habita la belleza, en lo no acabado, en lo que empieza a morir, en lo que ya está muerto.

La belleza y la muerte son dos cosas profundas,
con tal parte de sombra y de azul que diríanse
dos hermanas terribles a la par que fecundas,
con el mismo secreto, con idéntico enigma.
Victor Hugo

El "Arte" es una creación humana. Si colocamos en Arco esa madera, el hecho artístico (o la creación)residiría en la mirada de quien puede percibir belleza en ella, o en la capacidad de quien puede dotarla de otros significados, convirtiéndola en símbolo o metáfora de otra cosa.
Así que yo me siento artista -como tú-, cuando,fuera de Arco, advierto la nobleza de esa madera en descomposición y soy capaz de trascender mi mirada.

Isolda dijo...

Como siempre, querido Manuel, nos deleitas con imágenes preciosas de elementos de la naturaleza. Imagino con qué placer habrás tocado este trozo de madera en descomposición y lo habrás preparado para obtener la fotografía. Pero nunca podría imaginarla en ARCO. Me niego.
Besos de aire libre, no hay mejor exposición.

El peletero dijo...

Sofía me ha dejado tu enlace a propósito de un comentario común sobre Arco.

Marcel Duchamp definió el límite al marcar el escenario olvidándose de señalar que la escena está en la mirada, ella es la única necesaria tal y como afirmas tú al resaltar, y mostrarnos, este trozo de madera en descomposición, es lo que Sofía consigue con sus fotografías.

Saludos.

Carmen dijo...

en una de las primeras cosas que escribí hace unos años en mi primer espacio virtual me preguntaba qué era el arte y quién determinaba lo que no lo era...si alguien consideraría como arte un montón de ramas arrastradas por la corriente del río


estas preguntas surgían a raíz de que una mañana amaneciera en el río Guadalquivir, cerca la de mezquita, flotando, una estatua de corcho, era El hombre río. El debate estaba en la calle, unos lo consideraban arte, otros basura, mientras tanto no había turista que se resistiera a sacarle una foto.

Los artistas no pidieron permiso, actuaron rápidamente y sin el anclaje suficiente El hombre río naufragó a las pocas semanas. Yo lo imaginé en cualquier lugar atascado junto con un montón de ramas que corrieron su misma suerte

Y me surgía la pregunta.


pd: meses después y ya con permiso, y con la alcaldesa presente para la inaguración se presentó en sociedad el "segundo" hombre río; curiosamente no me enteré de la fecha exacta de su naufragio, porque también naufragó, supe del tema porque estaba en los periódicos el debate de la locura de gastarse la millonada que costaría un hombre río "duradero"

Anónimo dijo...

mueranse