sábado, 5 de marzo de 2011

Entrañas de un paseo


El grano de la noche que entre el olivar se recibe
y el tímpano del almendro.
Luz y encinas, conjunto milimétrico de vida.
Todo lo veo con lo poco que me queda del día,
los ojos por el lado del suelo rastreando
si una rama es aérea o un pétalo la codicia
del amanecer.
Correr, andar, abrazar las raíces con los pies.
La alusión al roce de que me hablas tú, tierra, siempre,
como modo cautivo de quedarme y volver.



Se me partió la barrena, Jorge Pardo, de su disco '10 de Paco'.

2 comentarios:

Miquel dijo...

La tierra es un elemento casi peredne en tus citas....algo que los urbanitas tenemos casi olvidado ¡¡¡¡salut

Flamenco Rojo dijo...

¡Cómo suena el piano de Chano Domínguez! pa'reventá.

Un abrazo.