domingo, 3 de abril de 2011

Azul


Azul


Azul, temprana piel desde que duermes.

Tenaz se me sirve el azul,
en una orquídea de cielo sobresaliente,
en un pulmón desabrochado,
bajo la ducha de un agua hacinada.
Azul es hoy una ventosa en los ojos,
una venda de amapolas
desorientadas en el cielo.

Respiras el volátil ciclo de una nube.

Alud es mi férrea lectura de lo Azul,
Verde, principal herbívoro de la lluvia,
no hay matemáticas de la distancia,
un metro es lo que prácticamente
alarga el brazo, poco más
lo que el centeno alarga hacia arriba.

Te tumbas en el suelo, Azul ya es alarde.

Presente y preludio es nuestro Azul,
ningún ejercito de pinceles
amenazará nuestro cielo;
habrá un gran vertedero de pintura
lleno de audaces comentarios
pero en lo alto,
donde se talla el verbo Azular,
en ese alto,
silencio comparte con vuelo,
y poco más.

Luz abierta al despertar, atrevido Azul.
Amaneces.


Esbjörn Svensson Trio

2 comentarios:

Tinta de aterrizaje dijo...

Ese primer verso: 'Azul, temprana piel desde que duermes.' si que es un preludio del resto del poema.

Siempre hay azul en el día y en la noche.

Poema de gradación vital, sin duda.

Miquel dijo...

Intento....me sale una propaganda ...la borro...quiere que deje de fumar...me da igual...me sale otra y aprto la X...y ya no se por lo que iba a contestar que es lo que en realidad me importa....Aprovecho y os mando salut