viernes, 13 de mayo de 2011

Liebre negra


Liebre negra,
vertida tu longitud sobre el fuego,
la forma de manar,
el clavo inquieto,
cielo analfabeto donde todo está escrito,
carrera rota en el cráneo del fémur,
se fuma la tierra su propia ceniza,
lo veloz ya no es criterio del sol,
liebre negra,
ojos reventados en el cañaveral,
agua con tanta sed,
el plomo se va con su etiqueta rosa,
el tiro y la indecencia de su sombra,
el esqueleto de la sangre,
liebre negra,
el silencio martirizado del campo,
la funda asequible para el habla,
lo inmóvil,
el incremento de la nada,
liebre negra:
eyaculación de certezas.


Avishai Cohen, Eleven Wives, de su disco Gently disturbed

3 comentarios:

Miquel dijo...

Ostras ¡¡ me ha salido no se que propagandas de juegos detrás de tu blog y me ha costado retirarla, hasta habla y tdo ¡¡¡ estos de los blogeer cada vez nos lo ponen más complejo para poder escribir. Me gusta el poema, aunque me he perdido en una frase. "el plomo va con etiqueta rosa". He vuelto a leerlo con calma y sin el anuncio detrás...Ahora suena diferente..Me gusta. Salut

Rabo de toro dijo...

Es impresionante este poema, pero no puedo asirte, me he perdido, y lo más curioso es que me transporta a una cacería, a un cañaveral de los que conozco de allá lejos y hace tiempo dónde la metralla no perdonaba. Sudor, temor, corazón palpitando que se sale por la boca...

Tempero dijo...

Repongo esta entrada.
Ayer se esfumó por arte y gracia de no sé quién carajo.
La repongo, dicho queda.

Miquel, espero que esta vez te acoples del todo a la carrera poética. Ya sé que se me entiende poco, pero yo me entiendo.

Salut.