martes, 21 de junio de 2011

Hábitats

Unos ojos
Ojos cerrados
al sol.
Nunca
he podido
hablar con
los ojos cerrados.
En los párpados
la incandescencia
del mundo.

Miguel Ángel Curiel de su poemario Los sumergidos, Almud Ediciones de Castilla la Mancha.



( Del verano )
Nadie guarda fuego sino yo.
El silencio es una voz ambulante,
se cerciora de la brasa,
de su ojos cambiantes,
del clavo largo
hendido
en la madera.
Todo está maltrecho,
pero intacto.
Y yo sé porqué:
por la codicia del fuego.



El título de esta canción es Angélico.

4 comentarios:

Miquel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miquel dijo...

No he leido nada de él, no puedo opinar...

Tempero dijo...

Miquel:

refresca memoria en estos difíciles días de aletargamiento solar:

http://tempero-koroneiki.blogspot.com/2011/05/miguel-angel-curiel-bestial.html

esa entrada se la dediqué a Curiel. Creo que ahí pudiste leer algo suyo.
Mío creo que ya has leído algo, lo del día a día, lo cotidiano, como el pan. Dedicaré una entrada al Bourbon, y no va de coña, va en serio, el Bourbon es otro de mis Hábitats. Un Bourbon concreto.

Te dejo otro poema y busca a Curiel por las librerías:

DESPACHO DE PAN

Bollas de pan.
La costra
de un sueño
o un tiempo blando.

Hojas y polvo en el aire.
(Algo muy leve
que quiere
dejar el mundo)

Sólo te miras
cuando te afeitas.
Un rostro cada vez más puro.
Como el del muñeco
de pan que te comes.


M.A.Curiel, del poemario ya mencionado.

Miquel dijo...

Coño...¡¡¡ perdona....si...y lo poco es lo escrito por aquí...pero poco, por mi parte...joder con los nombres...se me lian con los pensamientos...no se quien ha escrito que, ni que ha escrito aquel...debe de ser cosa del disco duro...salut...perdón....