sábado, 11 de junio de 2011

Habitats

(De los mirlos I)

Los de la ciudad. Los que oigo
en la parábola de la noche.
Los de la yesca negra
sobre una rama de primavera.
Todos los que me sobrevuelan,
los que aún son vértice ,
aquellos con los que danza un muro.
Los que hablaron,
los que me hablan y por los que lloro.
Los de mi ciudad.


Concerto Pour Clavecin Et Cordes En Fa Mineur, BWV 1056, Richard Galliano de su disco BACH


3 comentarios:

Isolda dijo...

Sabes cuánto daría por comprender y escribir de los mirlos como tú lo haces. No importa, me siguen llegando tus versos y no digamos el concierto de Bach.
Besos de los mirlos de mi ventana que también se unen al conjunto.

Tempero dijo...

Isolda:

Estos son unos mirlos muy, pero que muy particulares. Son mirlos que han viajado por mis vértebras. Así, como te lo digo. Literalmente. Es lo que tiene versificar aspectos tan íntimos y dolorosos. Fíjate, antes veía mirlos por todos los lados y ahora, los escasos que veo los percibo como el eco de una pérdida. Cosas mías. No des nada por comprender, siente sin más.

Shandy dijo...

Bello texto. Mirlos, pájaros de la nostalgia. Déjalos que hablen en versos...