jueves, 18 de agosto de 2011

Hábitats


en una brasa cárdena deshecho.
Manuel Machado.


( De nuestro ocaso )

Sabemos que comulgar
no es hablar de pan.
Comulgar es el arrastre
propio de la sangre.




.

6 comentarios:

Isolda dijo...

Creo que me quedaré, con tu permiso, con esos versos para siempre: Comulgar es el arrastre propio de la sangre. Y con esta fotografía junto a ellos.
Un beso enorme.

Miquel dijo...

buena frase y buena foto...

Tempero dijo...

Isolda:

quédate con lo que quieras. Yo, puedo ser administrador de comuniones. No obligo a que la gente vaya a la catequesis. Estos días Manuel, no yo, sino otro Manuel, me ha enseñado otro sentido de la comunión, nada que ver con el de las hostias consagradas. Os lo presentaré.
Un beso.

Tempero dijo...

Miquel:

la foto es una foto vulgar. De esas puede haber miles, vamos de esas que le sacan el helio al sol. Pero el momento sí fue único. Recomiendo un atardecer desde la muralla de Urueñas, pueblito con más densidad de librerías por habitante de España.
Y ya, puestos a pedir, la contrapartida: la opuesta luna rojiza.

Un abrazo, cascarrabias de la vespa.

Carmen dijo...

a mí la foto me gusta mucho aunque si tuviese que elegir me quedaría con el poema

un beso

Tempero dijo...

Carmen:

Francisco Umbral, en un libro de los tantos que escribió, decía que elegir es limitarse. Pero ahora me limito a decirte que si yo tuviera que elegir que quedaría con el momento real: la llanura castellana la silenciosa conversación de unas personas mayores a mi lado y los ojos que se quedaron clavados en el horizonte. Lo real. (Así se titula una novela de Belén Gopegui, Lo real).
Lo dicho, lo real.
Besos.