viernes, 19 de agosto de 2011

Hábitats

Se nutren,

se han nutrido

de hediondas imposturas,

de cancerosos miasmas,

de vocablos sin pulpa,

sin carozo,

sin jugo,

de negras reses de humo,

de canciones en pasta,

de pasionales sombras con voces de ventrílocuo.


Oliverio Girondo, fragmento de su poema HAY QUE COMPADECERLOS



( De un carozo )

No te vengo con cuentos. Sabes que una boca nunca puede dejar un carozo así de limpio. Sin atisbo de pulpa. Sin atisbo de mordedura. Sabes que nos mordimos, sabes que ese momento se columpia insistentemente. Sabes que las hormigas ejercen la limpieza del deseo, que la acumulan en una cueva protegida de viento. Sabes que soy asiduo a creerme invicto aunque la derrota ya sea una gangrena. No te vengo con cuentos.

8 comentarios:

Miquel dijo...

hacia tiempo que no escuchaba la palabra carozo....siempre me gustó más que hueso...

Inés González dijo...

Qué foto más hermosa don Manuel! Ud conoce mis vicios, una foto dentro de otra foto, ampliada parece una rosa china, será por los pigmentos que dejó la pulpa en el carozo, o pepita, o hueso, eso da igual.
Esta entrada es para pensar, o para aprender de las hormigas, ud astutamente hizo una mezcla interesante, Girondo, foto, texto y Fito Páez, en apariencias nada tiene que ver el demoledor poema de Oliverio con el suyo y para rematar ese viejo rock que hizo temblar a media Argentina.
Pero sí que hay un hilo conductor y ahí vienen las hormigas, y el deseo como pulsión humana ligada al alimento, o viceversa.
Ud cree que las hormigas se empachan?
O sabiamente dosifican el alimento y lo guardan primorosamente para pasar los inviernos?
Creo que las hormigas pelaron el carozo y se olvidaron del arcénico letal y ud lo cazó limpito y nos lo regala ruborizado y en acertijo.
Se agradece en este verano violento

Inés González dijo...

Otro agradecimiento, ese tema yo lo asociaba al álbum de Tumbas de la Gloria, y no.
Ya ve el alemán ultimamente me tiene acorralada, qué horror!
Perder la memoria nada más y nada menos que con Fito Páez, menos mal que a google no lo menea el alzheimer ( por el momento)
bssssssssssss

Tempero dijo...

Miquel:

seguramente el mundo volverá a su ser cuando escuchemos más a menudo eso de Tiendas de Ultramarinos, Mantequerías, Melocotones de Calanda.
Los nombres, Miquel, se acaban por olvidar. Pero estar están.

Saludos de Mercado de Abastos.

Tempero dijo...

Querida Inés:

no quiero ver al alemán, al fin y al cabo este encuentro es una farsa. El otro día vi en un pueblo de la mancha una exposición sobre fotos de PERSONAS de la India. Vi un leproso carcomido, me paré ante su rostro y pensé algo obvio: es igual que yo mientras todo gira ignorándolo. La iglesia ha de ser revolución o se quedará en farsa, pura farsa, puta farsa. Me revuelven las tripas tanto cardenal y tanto absentismo solidario hacia lo que realmente importa y lo que nos dará por culo a todos: la igualdad a conseguir y la execración del mercado. No te preocupes, tengo a Jesús por amigo.

De las hormigas tendremos mucho que aprender a partir de ahora. No quiero ir de moralista y este tema lo hablaba el otro día con Sergio: han creado la sociedad de la cigarra, la del humo, la del ocio, a costa de que otros trabajen y nosotros gastemos. Lo llevamos claro. A algunos les quedará la tierra y algún que otro melocotonero. Otros se comerán sus pisos y el asfalto. Prefiero la piedra y el candil.
Jamás las hormigas se empachan. Nosotros sí.
El arsénico está tras el hueso, en la pulpa tierna.

Creo que ese tema de Fito lo deberían haber puesto en cuatro vientos.

Besos, Negra.

Carmen dijo...

siento que esto es ponerle un toque frívolo a tus palabras pero las hormigas son recurrentes para ti y al ver esta fotografía he visto el contraste de tus hormigas tan naturales con éstas, que parecen un cuadro de Warhol

queda demostrado que prefieren los colors claros

http://www.telegraph.co.uk/news/picturegalleries/picturesoftheday/8683492/Pictures-of-the-day-5-August-2011.html

besos

mirada dijo...

al retirar la pulpa has llegado a la verdadera esencia, la pulpa era una distracción...
por eso para alguna persona es tan sencillo retirar la pulpa, es un ser que ya sabe de su verdadero espíritu..

mirada dijo...

"Para narrar se parte de un tema, de una llegada, igual que para viajar se elige un centro, un hotel al que se vuelve por las noches: centro. Sólo existe lo que ves sin buscarlo, sin designio previo. Son absurdos los viajes a desintoxicarse a "tocar provincia", a buscar una aventura, hay que querer también lo árido de los viajes, vivirlo, no sólo la pulpa, lo árido lleva a la pulpa, las zarzas y jaras y arrollos vadeados llevan a la pieza, nada es paja, en la literatura buena pasa igual (...). En el amor, lo mismo, nada es paja en el amor bien llevado y nada interesa tanto como el proceso." Carmen Martín Gaite.