sábado, 22 de septiembre de 2012

Ser trazado 12



Oímos la llama,
como Orfeo,
saltamos del sueño
a la muerte,
nuestro capricho
es mero reposo.




Lasciate Averno (ORFEO, Rossi), Christina Pluhar




Lasciate Averno (ORFEO, Rossi) , Philippe Jaroussky

8 comentarios:

Inés González dijo...

Cuánta razón tenías sobre estas fotos! aún recuerdo tu entusiasmo y la anécdota del curioso anciano al verte fotografiar al saltamontes. Son una maravilla, desde la imagen como tal para desgranar versos, hasta la mimetización del color de la madera con el cuerpo del insecto.
A mi me provoca "bajo presión", y no el reposo, ni la muerte, puede tener innumerables lecturas esta imagen...
De esta magnífica aria me quedo con la interpretación de Christina Pluhar, antes que Jaroussky, con él me ocurre un poco como con Bartoli, están bien, pero los siento demasiado remilgados, especialmente a Jaroussky, los contratenores son complejos, y corren el riesgo de ser aflautados, no?

Íntimo fárrago dijo...

Las fotografías son bellísimas, como lo es la naturaleza en todas su pequeñas medidas. Tu ojo ha sabido captar muy bien una de ellas. La música un auténtico regalo:
Has permitido que cerrara los ojos y que respirara lento, hasta que olvidara lo que nunca olvido, el tiempo que ha durado. Gracias por todas estas cosas.
Un besuco,

Není

Ventana indiscreta dijo...

Los finales tienen ese punto de lamento; lo digo por los temas que has puesto. Son estremecedores. La ópera, mi talón.
Me quedo con la dulzura de Pluhar.

De las fotos ya sabes lo que siento. Participo mucho en ellas.

Pobre saltón, cómo quedó de perniquebrado. Pero hay que joderse cómo dejan las cosechas allá por el Sahel. Las plagas...

JosepMª dijo...


Las originales fotos de hoy
me provocan
un cierto
repelús.
No puedo definir.
¿Saltamontes empotrados?
¿Cómo?
¿Dónde?
¿Por qué?
Sácame de este enigma.

Orfeo
bajó al Averno
y regresó.
Y fue peor volver.

La voz de Philippe Jaroussky
me turba.
Me imagino a los castrati.

Tu(tremenda)página de hoy
es para sentarse.
Mirar.
Escuchar.
Y hacer ejercicios
de respiración...

Tempero dijo...

Inés: esa anécdota debe ser expuesta para que la conozcan.

Una persona remilgada, de corte aristocrático, se nos acercó y nos dijo que por qué poníamos ese saltón ahí, entre las maderas de un banco habiendo como había tantas imágenes en libros.
'Pero esas, estas imágenes no', le debimos contestar. A la gente todas estas cosas le parecen rarezas. Inés, ya nos conoces, encontramos ese hueco y el saltón lo llevábamos en el coche. Simplemente nos encajaba allí. Tú sabes de sobra que las propuestas artísticas muchas veces surgen al azar porque encajan.
Las interpretaciones ya son otra cosa.

Yo me quedo también con la Christina, por su suavidad.

Un beso.

Tempero dijo...

Není, tanto en las pequeñas medidas como en las más grandes, hasta en las exagerás, la naturaleza es bella. Raras veces lo que nosotros intervenimos en la naturaleza lo es.
Este espacio sabes de sobra que es de respirar lento, de acomodarse, de escuchar. Mis pretensiones no son otras que ofrecer. A veces uno no olvida, simplemente se distrae.

Besuscos desde las plazuelas.

Tempero dijo...

Sofía, no hubiéramos manejado una langosta (o saltón) de ser verde. No digamos de ser más numerosas.

http://youtu.be/RW7jOeNmEKk

Este vídeo no muestra lo que otros: las nubes auténticas de langostas.

Mira lo que el mejicano dice en el minuto 2.15...'encomendarse al de arriba'. Si el de arriba mandase plagas a los centros financieros...

Curiosa la expresión en México cuando las cosas andan mal: ponerse las cosas color de hormiga.

Bs.

Tempero dijo...

¿Respiraste hondo, Josep?

Por las contestaciones anteriores ya habrás visto que la langosta fe colocada.

Sabes transmitirme bien tu emoción, Josep.

Un abrazo.