viernes, 11 de octubre de 2013

Rinoceronte

.



Sé que el rinoceronte no tiene en su cuerno
ningún punto de mira: la fuerza nada más.
Ella lo mira más allá del cuadro,
lo mira como si tocase
al esternón de la naturaleza,
pues Ella, que sí lo sabe,
tiene alma de sabana, de acacia,
de pasto, de muerte lenta,
de animal sabio, de barro,
de suburbio bajo grandes pezuñas.

Ella en su perecer animal.


Alma, de Antonio Rey de su último disco CAMINO AL ALMA

4 comentarios:

Inés González dijo...

Antes que nada Gracias Tempero por esta entrada que tanto me conmueve y llega.
No sólo por la belleza de la misma, donde fotografía, texto y música albergan una unidad indiscutible, sino por "captar" con maestría ese instante, esos segundos de comunicación visual e intimista con esta obra inmensa de Manuel Vilariño.
Y no te equivocas al decir que se mira más allá del cuadro, esas obras: rinoceronte y buho velados aluden descarnadamente a una ausencia, una de mis tantas obsesiones. A ese surgir de la belleza de forma accidental, a esa nostalgia eterna.
Recordando de Celan : dice verdad quien dice sombra.

Un abrazo sin sombras

icaro dijo...

Sin permiso le acabo de cambiar el título. Le he puesto otro...

Ella en su parecer animal

Que conste en acta que lo hago sin afán de aparecer en los créditos como co-autora ni muchísimo menos, simplemente se me ocurrió y lo escribo sin más.

En algunas cosas coincidirán estos dos "animales", obervador y observado. Sin duda una de ellas, importante y vital: la fuerza.


Besos.

Tempero dijo...

Inés, uno de mis poetas preferidos, José Antonio Muñoz Rojas escribió un libro titulado LAS SOMBRAS. De él son estas palabras:

Sois unas pocas sombras, las que tanto enriquecísteis mi vida, sombras amigas y dispersas, cerca siempre.

Más no te digo Negra.
Un beso.

Tempero dijo...

Sabes, Carmen, que Inés tiene tanto de animal como de hembra. No sólo te concedo el permiso, dado lo tienes en tu afinada visión.

Oro parece plata no es. Adivinanzas aparte, Ella prefiere la tierra y, si la dejan, hoza (con mis mayores respetos).

Un beso y buenas noches, Carmen.