jueves, 2 de enero de 2014

La tinta y sus ansia VIII

.



Reza la mariposa a su manera y al dios que más se bifurca.

.

6 comentarios:

Inés González dijo...

Mariposa Negra

http://youtu.be/ic5QhJpNB7Y

Alcaudoncillo dijo...

La tinta con la que te escribo son electrones corriendo por minerales.
La mariposa que lleva el mensaje son ondas atravesando paredes.
Tiempo hacía que por aquí no venía, o no tanto, simplemente silencio ante la poesía.

Un abrazo.

sol pau dijo...

Todos los días entro, aunque no te deje comentario alguno. Estoy fascinada por la belleza que traes a tu casa. Gracias.

Tempero dijo...

Negra, mariposa negra. Siempre que fina sos. Cubicas la entrada para, en un fogonazo, surtir un encuentro que tenés en la memoria y ajustarlo.
Hermosa esa canción de Zitarrosa; ya no hay cantautores así de sencillos y de buenos.

Te dejo estos cuatro versos de un poema titulado EL SUR de José Ramón Ripoll:

Devuelve el corazón la llaga al mar de siempre
donde cada crepúsculo es la luz de mi tiempo
y el paso de los años la sal contra la roca
que los recuerdos tornan en golpes de palabras.


El poema sigue pero con esos 4 versos queda surtida la mariposa negra.

Un beso muy fuerte.

Tempero dijo...

Ignoramos el dulce aroma de la flor del níspero, dices en tu hermosa y punzante última entrada, Alcaudoncillo. Ni tú ni yo lo ignoramos. Yo, que lo sepas, abro la puerta de mi casa y me topo con un níspero grande y me digo que cómo puede florecer en invierno. Pero es así y luego, cuando como alguno de sus nísperos en su punto me digo: gracias por florecer en invierno.

Muchos pasan delante de sus narices y no los ven. Probablemente los hombres se estén volviendo como tú dices: bonitos por fuera y homogeneizados, como los tomates de invernadero.

Un abrazo y nos vemos.

Tempero dijo...

Gracias por entrar, Sol.
Qué pocas veces nos fascinamos en la vida; yo al menos.