jueves, 24 de abril de 2014

Fractura y ciprés

.




Ya veis, 
mi vestido habla de luto.
¡Y creía yo
que mi refugio
era un destino de savia!
Aire, único balance que nos queda.



3 comentarios:

Inés González dijo...

Inacabado está el árbol.
Bajo la nieve está la petición de nadar del papel en el viento
y la luz húmeda de los ojos de los insectos
y la aparición de la cabeza del sapo del horizonte inteligente de la existencia.

La plumas del murmullo

Sohrab Sepeherí

Inés González dijo...

Las plumas del murmullo

Ya sabes, siempre me "como" alguna letra...

Últimamente por tanto dibujar mis dedos están tiesos...o será la vejez.

Isolda dijo...

Preciosa foto, Tempero!
Y a mí que los cipreses me parecen acogedores!
Besos, siempre.