domingo, 13 de marzo de 2016

Caducidad (III)

.



es lo que me dicen tras un verbo
cercado de misterio, resistir,
resiste,
pared, fortuna aérea del suelo,
bicicleta, otro ámbito del viento,
televisor, altimetría de la calle
frente a mi sofá,
resiste,
como yo lo hago si caigo
en la vecina boca
de brea por carmín.



Canción de hoy:
Where are you heading, Tumbleweed?


.

martes, 22 de diciembre de 2015

Caducidad (II)


.



Barca y muerte riman.
También fruto y deriva.
Y noche y día,
y hormigón y grieta,
y nuez con deseo.
Y amor y hambre.

.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Caducidad

.




Una grieta como entretenimiento de la vida.
Una flor para invadir parte del mundo.
El otoño y su última menstruación.
Sé que vivo para que la tierra me trague,
grieta, cicatriz, sonrisa y verbo.
Hasta el aire fresco veo.

.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Tejido otoñal


.



En una esquina de la terraza de mi cocina está la araña.
Ella y su casa, yo y mi tela. Y el otoño enfrente.
La quietud y el sol: mis oraciones de ahora en adelante.
No sé si ella sabrá que la deseo
y más si la luz me extiende su geometría.
En su tela mis ojos son teoremas que no se demuestran.
Cualquier mínimo insecto no pensaría como yo.

.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Ulmus Pumila


.



Desde mi ventana toco
cada día
el reino vegetal
la sencilla conmoción
de estar vivos
ni la palabra
ni el pincel
hacen la oferta
de un árbol.

.


jueves, 29 de octubre de 2015

Otoñecer

.





Me duele tanto el otoño
por tan vida
por tanta
y de mí
ni una
ni una hoja cae.




.

sábado, 23 de mayo de 2015

Maíz

.





Como si el viento estuviera organizado
para no amar el tedio,
que lo está,
que igual quema,
que igual funda en un metro cuadrado
un color original.
que igual arremete,
amo del mar,
origen de la palabra sonido,
transgresor siempre el nuevo,
el viento,
el viento, tan paralelo al amor,
el viento transgénico 
que ese sí mata, y por eso
viento endemoniado es.

.



jueves, 9 de abril de 2015

Corazones de fierro


.




Según qué día
vigilamos el pecho
más tendido 
hacia la nada.
Si los pelícanos
piensan como yo
es algo que me incumbe.
En el Pacífico, 
ser rasero de vuelo
es como tener 
el corazón de fierro.


(La pareja de la foto es casual. Dos trozos de hierro sosteniendo las tablas de un muelle algo desconchados por la herrumbre.)

.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Brindis

.



Suerte, Manuel, 
de tener una flor en la cabeza,
un geranio, 
suerte, Manuel,
de tener al agua por amiga.



viernes, 24 de octubre de 2014

Horse 3

.



Versiones de un caballo de madera,
el que pisó la nieve envuelta,
el que ha venido a decirme
que extienda mi vestido de baile.

.


sábado, 18 de octubre de 2014

Horse 2

.




Versiones de un caballo de madera,
el del sexo desparramado,
el que ha venido a decirme
que el fuego ya sólo bebe agua.


.

viernes, 17 de octubre de 2014

Horse 1

.



Versiones de un caballo de madera,
el de los belfos estancados,
el que ha venido a decirme
que dos nunca pueden ser ejército.

.


sábado, 4 de octubre de 2014

Juego de niños

.

Sólo puedo sospechar que el hombre solitario puebla sus sueños de conductor con amigos, que el hombre sin amor se rodea de mujeres encantadoras y amorosas y que en el soñar del conductor sin hijos penetran los niños.

John Steinbeck


Blog de Carmen:  Ya se oye el río.


Esta mañana me levanté y abrí el correo. La entrada del blog de mi amiga Carmen siempre depara sorpresas, lo que elige, lo que lee, lo que bulle bajo su cabellera. Y digo cabellera porque ella, aunque del sur, tiene gran parte de alma india. En su escritura siempre irradia flechas de intimidad que sabe que yo valoro. Y, además, a alguien sin alma india no le podría gustar Sixto Rodriguez como a ella y a mí nos gusta. En la entrada de su blog hoy depositaba esa maravillosa cita de Jonh Steinbeck de su libro Viajes con Charley en busca de América. Yo reproduzco parte y señalo ese penetran de los niños. Porque así me gustan los niños que existen (y los que no existen), penetrando en el mundo, en la arena, en las ramas, en los nidos, en el balón, en las piedras, en los libros. 
El otro día vi un niño que gesticulaba,  daba con el índice a una pantalla como luchando. Me parece que se estaba asomando al mundo.

Juego de Niños,  rumba de Rafael Riqueni.

.