miércoles, 10 de septiembre de 2008

Colores y alegría



Cuando ando, a veces sólo quiero que los colores aventen la soledad, que ventilen el granito.


5 comentarios:

Mityu dijo...

Pasos nacidos de un silencio
tenue, sagradamente dados,
hacia el recinto de mis sueños
vienen tranquilos, apagados.

Rumores puros y divinos,
todos los dones que descubro
-¡oh blandos pasos reprimidos!-
llegan desde tus pies desnudos.
Paul Válery
Soledades y andares aventan penas y sueños. Permanecen los verdaderos.
Besos chiquitos

PEDRO DELGADO dijo...

Pásate por mi blog para retirar un regalino que tengo para ti.

Tempero dijo...

Mityu: Dos poemas más de Paul Valery:

¿Y aún esperas un sueño tú, gran alma,/
Que ya no tenga ese color de embuste/
Que a nuestros ojos muestran ondas y oro?/
¿Cantarás cuando seas vaopora?/
Todo huye, bah. Porosa es mi presencia,/
Y también la impaciencia santa muere.

XVII El cementerio marino

Anaís dijo...

Muy bonito, Temp. Me gusta. Con tu permiso, creo que queda mejor así:

Cuando camino sólo quiero que los colores /
aventen la soledad, ventilen el granito.

Dos versos alejandrinos.

O también puedes dejarlo de la siguiente forma, como un único verso largo:

Cuando camino sólo quiero que los colores aventen la soledad, que ventilen el granito.

Tempero dijo...

Permiso concedido, Trigueña, más eufónica la propuesta de los alejandrinos. Además, ahora leo lo que escribí y me atraganto un poco.
¿Te gustan esas sandalias? ¿Has visto que uñas más estrelladitas?

Un beso.