sábado, 14 de diciembre de 2013

La tinta y su ansia IV

.



Una sola regla en el juego de la verdad: no esconder la cara.


.

4 comentarios:

Inés González dijo...

Esta es literalmente Soberbia!
Me ha fascinado. El centro blindado por los pétalos como grandes palmas de protección, curiosamente sin rozarse, sin agarre alguno.
A la verdad en la estética hay que mirarla de frente, sin velos...
Este libro pinta descomunal!
Felicitaciones Tempero.

Tempero dijo...

Sabes muy bien , Inés, que a la mentira estética (que de estética tendría poco) la la pilla pronto.
En el mundo de los toros, al toro siempre hay que citarlo de frente. El resto sería engaño. Otra cosa es que te gusten los toros.

Esperemos ese libro con ansia.

Isolda dijo...

Casi puedo ver la tinta. De momento veo una flor espectacular y tus palabras acompasadas.
Besos siempre, Tempero.

Tempero dijo...

De adormideras y amapolas se trata toda esta serie que veremos entintada en papel. Será un tándem junto con obras de Inés. Pero con tiempo, Isolda. Es un trabajo en el que creemos con amor y respeto.

Saludos a tu sur.