domingo, 1 de febrero de 2009

Pedro Delgado Gómez








Esta miscelánea de fotos que presento se explica con una palabra tremendamente acogedora para mí: encuentro. Tenía una ilusión este último sábado de enero. Perdón, teníamos. Pedro me había dado su teléfono, yo le había llamado el viernes por la noche. ¿Mañana a las 10? De acuerdo, en la Plaza de San Juan. Y allí estábamos los dos medio nerviosos, después de habernos correspondido en muchos correos, intercambiándonos canciones de flamenco en lo que hemos dado en llamar nuestra pequeña antología. Y allí estábamos conociéndonos ya medio conocidos, ante varios cafés. Que si mi profesión, que si los niños, que si la escuela, que si aquel gemelo tocaor murió, que si mis vídeos, que si Federico, que si la peña, que si el mundo de los blogs. Pues mira si nos ha servido, Pedro. Ya somos algo más que dos pantallas inquietas a trescientos kilómetros de distancia. Estuvimos recorriendo el silencio de ese Cáceres alto y bello. Me llevaste al aljibe. Luego te daré un poema por haberme llevado hasta allí, hasta el Palacio de las Veletas. Seguimos entre las voces de las piedras hasta dar con esa plaza de los Derechos Humanos, que vaya ironías contiene, prohibido (en bajito te dije el lema francés, 'Prohibido prohibir') y ese escudo que ni siquiera habías reparado hasta ahora, por suerte ya no vuela ese águila. Y allí, en pleno día de bullicio, donde niños y colegios daban alas a la paz en su día. Como tú eres, Pedro, libre, sencillo, acogedor, como un algibe. Gracias por haberte conocido. Te regalo esa bulería de nuestro gran Manolo Franco con título 'Aljibe'.




Algibe

No, no soy un agua encrespada.
Debí caer y quieta me hallo y
del reposo luego daré
una embestida a la boca sedienta,
a la boca que quiera detenerme.

10 comentarios:

Mirada dijo...

Felicitaciones a ambos.

Pedro Delgado dijo...

Amigo Manuel: Eres un exagerado. La entrada ha sido toda una sorpresa, muy agradable por cierto, para mí. Hasta te perdono la foto hurtada en un descuido.

Cualquiera hubiera hecho lo mismo y, superados mis primeros temores de invadir vuestra intimidad familiar, yo también pasé un día estupendo disfrutando de la naturalidad y simpatía de tu mujer, de la cachaza de Luís, de la bendita inquietud de Miguel y sobre todo de haber podido contribuir, modestamente por cierto, a que vuestra corta estancia en Cáceres os resultara un poco más agradable.

Gracias, de corazón, por tus amables y bellas palabras. Ya sabéis donde me tenéis y espero tener otra ocasión pronto de charlar personalmente con vosotros.

Luz de Gas dijo...

Seguro que lo pasasteis bien en tan buena ciudad y seguro que buena compañía.

Saludos a los dos

Luz de Gas dijo...

Por cierto tus entradas no se actualizan en las subcripciones, mira a ver si tienes bloqueado el feed de entradas en configuración o algo

LaClau dijo...

Manuel, pues no te conozco, pero si eres amigo de Pedro, pues ya te considero el mío. Me das una envidia grande (y de la buena, como dicen, y si es que es posible que existe envidia de la buena) por haber podido compartir una mañana con el querido Pedro, a quien también siento que lo conozco y me ha enseñado a quererle y admirarle a través de su pasión flamenca.
Muchos saludos,

Inés González dijo...

Me ha emocionado tremendamente tu encuentro con Pedro, qué historia más bonita!En estas ocasiones digo "que viva la red y las nuevas tecnologías", las palabras, la música, la imágenes y los sentimientos viajan como esporas por el aire y permiten que dos o más personas compartan un día increíble.
Me alegro por vosotros y por vuestra noble amistad.

Shandy dijo...

Bien bonita que es esa ciudad, Manuel -la conozco bastante bien-, y sobre todo cuando la compañía es buena. Menos mal que el águila está descolorida y no deja de ser curioso ese detalle del "prohibido" al lado del nombre tan humano de la plaza, vaya ojo que tienes!.
"Aljibe" es una palabra bella, tiene buena sonoridad, como alxube (en galego).

amparito dijo...

Me encanta saber que una amistad de la red se ha consolidado en un plano mas tangible
felicidades
Dice una ley que lo similar se atrae y vosotros debeis estar hechos de la misma pasta sensible
Besos
Ampa

danieltellez dijo...

Pues si que da sana envidia. :D
Podíamos hacer una quedada y conocernos todos (o unos cuantos). La verdad es que sin desmerecer a los demás, Tempero y Pedro que sois a los que más os visito, me parecéis gente a la que merece la pena ir a buscar para charlar un rato, aunque haya que recorrer 500km para una cervecita en una terraza.
Un saludo a los dos y enhorabuena por el feliz encuentro.

América dijo...

La única razón para yo no haber leído esta entrada es tan sencillo como que no estaba por estos lados.
Me emociona profundamente por fin!ponerle rostro al maestro,un caballero a quien admiro profundamente,es de esas personas entrañables y que se hacen querer sin mucho esfuerzo.
Celebro ese encuentro maravilloso y la oportunidad de leer esta entrada.