miércoles, 9 de septiembre de 2009

Dudar si subir o no unas escaleras



Escaleras

Primera versión

Te dije de aquellas escaleras y su retiemblo. Y no era el peso nuestro, ni nuestra apresurada ligazón. Por ellas sabía el incremento de nuestro sexo. Si hubiesen podido hablar, no crujir, al momento nuevo de pisarlas nos hubiesen sobornado con su papel inmediato: ascendernos.


Segunda versión

Te dije de aquellas escaleras y su retiemblo. Y no era el peso nuestro, ni nuestra apresurada ligazón. Por ellas sabía lo que aún nos quedaba. Si hubiesen podido hablar, no crujir, al momento nuevo de pisarlas nos hubiesen sobornado con su papel inmediato: ascendernos.


Tercera versión

Quedarse en el rellano.




Queden aquí estas 'Escaleras' del grupo BALAS DE TALCO.
(Archivo enviado por un amigo especial, Pedro Delgado.)

7 comentarios:

Shandy dijo...

Tempero:
En el rellano sólo para tomar impulso.
La segunda, porque "sabía lo que aún nos quedaba".
Siempre subiría unas escaleras, como abriría una puerta.

Besos con impulso.

virgi dijo...

¿No conocerás la prodigiosa escalera de Domingo de Andrade, en el Convento de Sto. Domingo, en Santiago?
Subir, siempre subir.
Besos

Pedro Delgado dijo...

Un grupo cacereño de universitarios, que sonó mucho por la región en los años 80, grabó una maqueta en la que incluían una canción cuyo tema era el mito de Sísifo y que se titulaba "Escaleras"

Como creo que viene bien a tu poética entrada te la mando por mail. El grupo en cuestión se llamó, mientras duró, BALAS DE TALCO.

Saludos muy flamencos.

JosepMª dijo...

El (personal) dilema de la escalera:
Ascender...
Quedarse en el rellano...
(y aún es posible ir más abajo)

Hay que subir,
hermano.
Ir subiendo.
Aunque sea por la escalera de Escher.
Hasta el último día.
Como la vida misma.

Bello entramado, la foto.

-Shandy:
Yo también abriría esa puerta.

ybris dijo...

Escaleras para subir siempre con el miedo de tener que bajar.
Porque lo cierto es que nuestro sitio es el plano base de la escalera.

Abrazos.

Pedro dijo...

Si por el retiemblo de la escalera se produjera el incremento de nuestro (mi) sexo, estaría todo el día subiendo y bajando como aquel cartón de juegos reunidos Geyper.
Ay, Tempero

Mirada dijo...

Cuando la duda invade ya se está no decidiendo, se está en la duda.
Vueltas y más vueltas, y ¿subes o bajas? ¿la tierra da vueltas?...
Es igual, aunque todo el mundo gire, y suba y quiera subir para sentirse algo.... para sentir algo, también.

¡qué más dará!

Sentir, sentimos mientras tenemos los sentidos con nosotros.

Un abrazo inmenso.