lunes, 28 de junio de 2010

Posesión de dones (II)



Poseo el don del oleaje, no lo he de saber,
ya mis manos diluidas en el mar,
yo que en el más del tiempo lo abarqué.
Pero no es de abuso mi postura, no es
una fragua de lanzas mi garganta, y caso
hago si dan por voz buena la de amar
y demorarse, que yo ante esa voz doy recorte
a las bridas y manejo el mar hasta hacerlo
pupila de colibrí y verso de una sóla sílaba,
mar,
mar abreviado es el que te puedo conceder,
mar donde la única plata es el perfil
de los peces, mar como único intento
de presentir las esquinas del oxígeno.




Mares y soles
(A Zenobia)

En el breve celeste de tus ojos,
el mar, tan pequeñito, es tan inmenso
como el mar. Todo en él nubes, espumas,
sal, gaviotas,
se repite en idéntica belleza
a la luz que le sube de tu alma.
Pero ambos mares vamos
Los dos a ti y a mí y a España, a un tiempo;
por ambos mares la hermosura eterna
me sorprende con nuevas armonías
cada hora de oro, o niebla, o sombra;
y miro a uno y otro, y, luego,
no sé qué mar es el mar único;
y me parece el sol esté solito
que tu ojo recoge
y el sol éste del cielo inmenso y puro
el sol de tu alma.

14 comentarios:

ybris dijo...

Es ciertamente un don sublime, más ancho y profundo quizás que el del oleaje, el conocer ese verso de una sílaba que llamamos mar.

Un abrazo.

Miquel dijo...

¿ Cómo es posible que una palabra tan pequeña "mar" , abarque una concepción tan grande ?....

Tempero dijo...

Amigo Ybris:

Gaudes carminibus; carmina possumus
donare et pretium dicere muneri.

Oda VIII, Libro IV, Horacio.

Te complacen los versos, yo puedo darte versos
y fijar el valor de mi regalo.

Tempero dijo...

Miquel:

Océano es una palabra esdrújula, cuatro sílabas. Al mar con una le basta. Y Feliu Formosa nos hace emerger este mar perfecto:

ELL SURT DE SOTA L'AIGUA (All llarg de tota una impaciència, 1994)

Ell surt de sota l'aigua
amb unes quantes ostres
que ha arrencat de les roques.

Ella,
nua a la cala.

amb la navalla,
ell va obrint les valves
i tots dos xuclen
la carn de cada ostra.

Lentament, sota el sol,
després es llepen
l'un a l'altre
la pell salada i tòrrida
que reté encara algunes gotes
d'aigua del bany recent
en una mar perfecta.

Respiro fondo:
cap conclusió.


El emerge del agua
con unas cuantas ostras
que ha arrancado de las rocas.

Ella,
desnuda en la cla.

Con la navaja,
él va abriendo las valvas
y ambos absorben
la carne de cada ostra.

Lentamente, bajo el sol,
después se lamen
el uno al otro
la piel saladay tórrida
que retiene aún unas gotas
de agua del baño reciente
en una mar perfecta.

Rspiro hondo:
sin conclusiones.


Un abrazo.

JosepMª dijo...

Puerta
de pocos amigos.
Qué clavos!
Irían para punta de azagaya.

Menos mal que tu verso
monosílabo:
Mar,
abre todas las puertas.

Cooperantes:
Os dais cuenta?
Aquí entran libres
todos los idiomas.
Lo que importa
no es como hablas.
Lo que importa
es lo que dices.

Tempero:
Dar lecciones
sin que lo parezca,
es un raro don de los Maestros.

Gracias por eso.
Un abrazo.

Tempero dijo...

Josep María:

Un poeta hay que releo continuamente. Por poco precio tienes una inmensidad.
Hoy día la buena literatura se consigue por poco precio. Los insoportables 'ladrillos' están especulados.
El poeta mencionado: Leopardi.
Su obra: Cantos y pensamientos, en 'DEBOLSILLO' (la misma obra que Antonio Clinas editó en Galaxia Gutemberg).
El poema que hoy riego aquí para tí, para todos: El infinito.
Leopardi nos pone de relieve, en muy pocos versos, sus ansias por salir del hogar y de sí mismo. Todo ello en busca de una plenitud vital que le rehuía de continuo.

El Poema:

INFINITO

Sempre caro mi fu quest'ermo colle,
e questa siepe, che da tanta parte
dell'ultimo orizzonte il guardo esclude.
Ma sedendo e mirando, interminati
spazi di là da quella, e sovrumani
silenzi, e profondissima quiete
io nel pensier mi fingo; ove per poco
il cor non si spaura. E come il vento
odo stormir tra queste piante, io quello
infinito silenzio a questa voce
vo comparando: e mi sovvien l'eterno,
e le morte stagioni, e la presente
e viva, e il suon di lei. Così tra questa
immensità s'annega il pensier mio:
e il naufragar m'è dolce in questo mare.


La versión de Antonio Colinas (la mejor que conozco):

El infinito

Siempre caro me fue este yermo cerro
y este seto, que priva a la mirada
de tanto espacio del último horizonte.
Más, sentado y contemplando, interminables
espacios más allá de aquéllos, y sobrehumanos
silencios, y una quietud hondísima
en mi mente imagino. Tanta, que casi
el corazón se estremece. Y como oigo
el viento susurrar en la espesura,
voy comparando este infinito silencio
con esta voz. Y me acuerdo de lo eterno,
y de las estaciones muertas, y de la presente
y viva, y de su música. Así que, en esta
inmensidad, mi pensamiento anego,
y naufragar me es dulce en este mar.



Para nada me importaría estar ahora frente al Tirreno.

Isolda dijo...

Otra puerta fantástica, madera y hierro expuesta al Sol. Detrás, siempre más lejos, el MAR.

http://www.youtube.com/watch?v=Z6dwlBvJkhA

Este poema hecho música estaba pidiendo a gritos un sitio.


Carmen Linares, palabras mayores!

Josep Mª. He hi passat por l'objectiu.

Besos viendo el mar

Caminante dijo...

¡Cuánto tiempo transcurrido sin pasar... sin pasarnos.
A mí tampoco me molestaría, es más me encantaría, estar, ahora, frente al Tirreno.
El verde y el azul son mis colores favoritos, puestos a elegir alguno, que todos nos son, más que necesarios, in-útiles, en el mejor y más preciado sentido de la palabra.
Azul = cielo = mar
Verde = vegetación

Me voy por los cerros, que es lo mío.
Las puntas de lanza de la foto ¿de qué se defienden?
Besos: PAQUITA
-Pasé a través de Mateosantamarta-

Tempero dijo...

Isolda:
se trata de la misma puerta. Queda su vista completa, pero lo dejo para otro poema (o lo que salga). Donde está esa puerta te puedo asegurar que casi no recibe el sol. Quizá unos rayos en el verano pasado el mediodía. Esta en el Madrid antiguo, ente una calle muy estrecha y muy corta.

Gracias por Lluis Llach.
¿Seguimos con J.A. Muñoz Rojas?

Rosa, la dulce, la temprana, salta.
Figúrate que el agua te recoge.
Cierra los ojos. ¿Cuántas son? Las formas
de la dicha nacieron n los montes
y bajaron al llano con los ríos,
hacia la mar segura con las aguas.


De Cantos a Rosa

Tempero dijo...

Paquita:

Tirreno, aparte de mar, fue un pastor que bien hablaba en la Égloga III de Garcilaso de la Vega batiéndose con otro pastor: Alcino. Y todo por un amor: Flérida. (Verde hay en este poema.)

TIRRENO

El blanco trigo multiplica y crece
produce el campo en abundancia y tierno
pasto al ganado; el verde monte ofrece
a las fieras salvajes su gobierno-,
a do quiera me miro, me parece
que derrama la copia todo el cuerno;
mas todo se convertirá en abrojos,
si de ello aparta Flérida sus ojos.


Besos, Paquita.

Shandy dijo...

Mar,
tan poderoso que necesita de todo un espacio en blanco para la ida y vuelta del oleaje. Buen dique de intimista contención es este poema, bien apuntalado (como los remaches de la puerta).
Tempero, continúa esta magnífica Antología de poemas iniciada con el tuyo y el de Juan Ramón.
Un abrazo

Porverita dijo...

Esa "uve" de hierro ¿es una grapa que mantiene unidos dos maderos que quieren apartarse o es el gesto de la victoria?

Salud, niño de la naturaleza.

Tempero dijo...

Shandy:

no sé por que sitio he leído este tramo del bolero de Pedro Flores:

"Por hondo que sea el mar profundo
no habrá barrera en el mundo
que mi amor no rompa por ti".

Y para escucharlo, bien está este enlace donde Mayte Martín lo borda:

http://www.goear.com/listen/5f27287/obsesiã³n-mayte-martã­n

Abrazos.

Tempero dijo...

Porverita:

esa 'V' quiere decir que me vacío con palabras y que me agrada teneros.

Entra la noche como un bulto
de mar vacío y de caverna,
se va esparciendo por los bordes
del alcohol y del insomnio,
lame las manos del enfermo
y el corazón de los cautivos,
y en la blancura de las páginas
entra también la noche.


Caballero Bonald


¿Tú no padecerás de insomnio, verdad?

Salud, niña de los verdiales.