lunes, 5 de julio de 2010

Trigo

Se va cerrando un ciclo: el del cereal, el del trigo. Llega la hora de la recolección. Luego vendrá la del pan, la de amasar. Pero ya casi no quedan panaderos como los de antes.
Antes de irme, una vez hayan cogido sus espigas, les daré un sorbo fresco de agua con una entrada prometida hace tiempo. La puerta de Poseidón, la puerta del mar espera.




Tanto amansa, amansa tanto


Amansa.
Dentro de la labor recién.
Amansa cuando su tercio de estatura
ya no es invierno, cuando es caña
y debilidad de fruto. Amansa igual
ese palmo verde que se desprendió del otoño
defendiéndose en el germen.
Amansa tanto vítor de tanta
espiga, su rozadura en mis ojos de Julio.
Tanto se percata el campo del sol,
tanto que al color se le define grano.
Grano que amansa y lustra.
Trigo.


(A mi padre, que tanto supo de trigos)

------------------------------------------------------------------------------

Miquel


Miquel, te dejo este trigal junto al pueblo donde tanto trabajó mi padre. La fecha de la foto es del 28-06-08. Es el año que conseguí mejores trigos y siempre se los he dedicado a mi padre desde que falleció en 2001. Un trigal aún en verde.
Respecto a la dedicatoria pienso que hubiera 'enturbiado' la esencia del del poema que no es otra que el ciclo del trigo desde que crece hasta que se cosecha. Poemas ha habido en los que menciono al padre directamente pero, de momento, me los reservo.
Salut.

Pedro Delgado

¡Pero que gran flamenco eres y que alma tienes más noble!

Con el sol por testigo, trilla cantada por la Macanita (pinchad aquí)

CON EL SOL POR TESTIGO (Trilla)

Con el sol por testigo
vengo trillando
y al compás de la mula
vengo cantando,
con el sol por testigo
vengo trillando.

Que prepare las yeguas
dile al yeguero
que mañana es la trilla
del raspinegro
y a la yegua del cabo
ponle un cencerro.

Dale vuelta a la parva
ya que es temprano
cuida que salga limpio
el pan del grano;
con el rastrillo
va quitando las granzas
por el bordillo.


Pedro, ¿a que tú si sabes lo que son las granzas?


Amparito

Sabes que los besos de trigo mecidos por el viento me vienen sin duda, como no dudaré en acercarme a Jaca a probar ese pan que propones. ¿Sabes?, creo que al final las especies autóctonas predominarán, pero te lo digo por intuición. Yo por si acaso conservo alguna semilla. De momento te invito a pan y a folares de Vinhais, Portugal. Panes auténticos, de masa madre.




Besos, Pi.


Josep María:



Rectificar no sólo es cosa de sabios. Hay veces en que rectificar es una prioridad. Enseñar a consumir es una de las asignaturas pendientes.
Ese niño que te muestro en la foto no creo que pasase hambre. La foto está tomada en México, junto a la frotera de Guatemala. Lo que sí es cierto es que el niño dedica gran parte de su tiempo en la rebusca de panochas para comer y, por supuesto, deja de estar escolarizado. Hay muchas urgencias. El mundo está en la U.V.I. permanentemente. ¿Saldremos?

Shandy:

¡Ah, pobre la gente que nunca comprende
un milagro de éstos y que sólo entiende
Que no nacen rosas más que en los rosales
y que no hay más trigo que el de los trigales!

EL DULCE MILAGRO , Juana de Ibarbourou (Su padre era de Lourenzá, Lugo)

Esta tarde capté este amarillo naipe:



¿Qué te parece?

Isolda:

Aquí nadie enturbia nada; son necesarias esas aportaciones.
Todos añaden, hasta yo, ¿ves?



De momento, Isolda, te espero en un mar desarmado. Besos.

Amparito:

Ya sabes que hay un queso pendiente. No es que sea sibarita, que lo soy, sino que hay cierto sibaritismo de terruño que no es otro que considerar como cosas buenas las bien elaboradas. De los quesos ya sabes mis predilcciones, pero ante todo que no incluyan parafiana.

Shandy:

Voy a ver si enderezo tus ansias de amarillo naipe con esta matricaria cunetera. Lo de cunetera no es latín. Quiere decir que esas flores (hermanas de las margaritas, pero sin pétalos) nacen mucho en las cunetas. Probablemente esa flor no se de en Galicia. Tiene una ventaja esta matricaria gigante: que no necesita ser deshojada.
Probaremos ese pan y ese mencía de pareces de terciopelo que prometes.



Amando:

Si dices 'expolio' en un poema es porque hay, cuando menos, mucha rabia.
Emilio Prados es un poeta a tener muy en cuenta. Desde México, desde el rincón del exilio le venía este borbotón de olor:

Rincón de la sangre

Tan chico el almoraduj
y... ¡cómo huele!
Tan chico.

De noche, bajo el lucero,
tan chico el almoraduj,
y ¡cómo huele!

Y cuando en la tarde llueve,
¡cómo huele !

Y cuando levanta el sol,
tan chico el almoraduj,
¡cómo huele !

Y ahora que del sueño vivo,
¡cómo huele,
tan chico, el almoraduj!
¡Cómo huele!...
Tan chico.




Mateo Santamarta:

Sí hay archivos musicales en la extensa entrada que me he propuesto. Se hayan ocultos bajo el enlace de las contestación que he dado a mi amigo cacereño Pedro Delgado. Le contestaré otra vez insertando una 'trilla'. Otra palabra liviana: TAMO.
No te lo he dicho aún pero he visto una cabeza de cigüeña en tu último laberinto.
Abrazos.


Ybris:

No puedo desvincularte de Horacio y de Virgilio, por citar a dos grandes.

Vmida solstitia atque hiemes orate serenas,
agricolae; hiberno laetissima puluere farra,
laetus ager: nullo tantum se Mysia cultu
iactat et ipsa suas mirantur Gargara messis.
quid dicam, iacto qui semine comminus arua
insequitur cumulosque ruit male pinguis harenae, 105
deinde satis fluuium inducit riuosque sequentis,
et, cum exustus ager morientibus aestuat herbis,
ecce supercilio cliuosi tramitis undam
elicit?


Labradores, pedid a los dioses veranos húmedos e
inviernos serenos; con un invierno polvoriento los
trigos son espléndidos, toda cosecha es espléndida:
sólo con eso y sin laboreo alguno, puede jactarse la
Misia de su fertilidad y admirarse el Gárgaro de sus
propias mieses. ¿Qué diré del que, tras echar la si-
miente, sigue aferrado a su campo allanando los mon-
tones de arena estéril y que luego dirige el agua por
acequias que la llevan hasta los sembrados y, cuando
el terreno, abrasado, se reseca, agostándose las mieses,
se las ingenia para hacer saltar desde un repecho la
corriente de algún canalillo escarpado?

Miquel:

Padre, Yo ya sin ti
y todo crece de nuevo.

Estos dos versos me arranque al año siguiente de morirse. Es un tópico, pero la vida sigue.
A veces, mentirse uno mismo es incorporarse a la imaginación.
Salut.

Pedro:

Recuerdas a Paco Toronjo y su 'rajao' de voz.
Hay va esta trilla que ya te mandé en privado. De nuevo y para todos:

Pinchando aquí se escucha la trilla de Paco Toronjo

Mi mulilla lucera
sabe el camino
p'a ver mi molinera
en mi molino
p'a ver la molinera
de mi destino.

Miro para el cielo
y digo a mi manera
que los panes del trigo
para el pobre fuera
que los panes del trigo
se repartieran.

Mi mulilla lucera
ya va trotando
y con la simentera
le voy cantando
a mi mula lucera
le voy alegrando.

(Josep, con especial dedicación para ti la segunda estrofa)

Guadalupe:



¿Posamos las alas anaranjadas junto a las blancas?
Milleiros.

21 comentarios:

Miquel dijo...

Quizá la dedicatoria tendría que ir incluido en el poema, como estrofa final, no como separata. Pienso que cuande se escribían las letras en el papel, se iban recordando escenas de la niñez y con ellas al dedicado...Me ha gustado ....Salut

Pedro Delgado dijo...

""Qué bonita está mi niña
qué bonita cuando duerme
que parece una amapola
entre los trigales verdes""

Copla de Pepe Pinto (Creo)

Saludos flamencos

amparito dijo...

Vente por el Pirineo, Manuel, que aun quedan muchos hornos de leña con panaderos de los de toda la vida y pan de verdad (lo otro es una mala imitación por mucho que ahora le haya dado por vendernoslo con una explicación en la bolsa de papel como en los vinos...)
Mi preferido el de Biescas, sin que se enfade el segundo y pueblo donde nací Santa Cilia...
El otro día le pregunté a un biólogo si no deberían estar en peligro de extinción muchas especies de huerta o de la que se cultivavan en los campos antes. Me dijo que se crean bancos de semillas, en sitios frios por si hay un cataclismo mundial (y se va la luz)
Pero que igual se estaban equivocando de separar las especies silvestres de las otras.
Yo creo que a los científicos les falta una visión más integral, todo está relacionado. Tú lo sabes ¿verdad?
Besos de trigo mecido por el viento, que no es aspero, ni un lamento, es pura armonía en movimiento
Pi

JosepMª dijo...

Una sociedad que permite la muerte, por hambre, de miles de criaturas y tira pan a los contenedores de basura, necesita, urgentemente, rectificar.

Shandy dijo...

Me agrada asomarme a la ventana de tu casa y ver de nuevo dorados campos de trigo. En tus pupilas germina bien el color de las espìgas, y en estos versos el ciclo de un alimento vital, asociado también al recuerdo de otra mirada que sabía de la tierra.

Ya llegó la voz del trigo,
arpa de oro, mensaje amigo.

La tarde se ha parado;
se ha parado gozosa
en el fondo del valle.
La tarde es la fortuna
de este amarillo naipe.

Ya llegó la voz del trigo,
arpa de oro, mensaje amigo.

La tarde es limpia y ancha;
un ocaso inefable
de buen sol, la ilumina.
La tarde es el perfume
de esta rosa amarilla.

Ya llegó la voz del trigo,
arpa de oro, mensaje amigo.

Pedro Pérez

Isolda dijo...

Tanto amansa, amansa tanto. Perfecto, para el oleaje de los trigales.
Lo que es cierto, es que tu padre supo transmitirte el amor a la tierra, como nos lo muestras a diario.

Aunque enturbie, en parte esta entrada, no puedo por menos que reafirmar lo que dice Josep Mª. ¿Quién de nosotros no recuerda cuando caía un trozo de pan al suelo, recogerlo y besarlo?

Espero con avidez la puerta del mar, desde el mismo mar.
Besos.

Tempero dijo...

Queridos amigos y amigas: os estoy dejando las respuestas de un modo singular: haciendo la entrada más larga y regalándoos trozos de mis ojos y de lo vivido.
Abrazos y besos

amparito dijo...

Pan y queso de leche cruda, por supuesto
Te esperamos
Un beso

mateosantamarta dijo...

Reconozco esos distintos trigos que aparecen en las fotos. El primero ya se ve muy poco ¿porque es trigo, no? Hoy que no hay goear, -que se ha negado a que yo pueda escuchar- aprovecho a comentar en igualdad de condiciones, pero siempre te leo con el placer de lo familiar. Yo tambien sé lo que son las granzas. Mañana volveré. Mi padrino era panadero. Un abrazo fuerte.

Shandy dijo...

¡Buena cosecha!Si estaba recién segado te habrás empapado del aroma de la rosa amarilla, que no sólo hay rosas en los rosales y trigos en los trigales.
Lo de "amarillo naipe" me hizo pensar en una rabiosa sota de oros, o en los rubios campos de trigo de Van Gogh. Aquí veo pardos tostados y sienas. Pero no me hagas mucho caso, que la paleta de los colores es tan amplia como la de las palabras para definirlos.
Gracias por ofrecer y compartir instantes de vida.
Yo os ofrecería un pedazo del buen pan que se hace por aquí con un mencía( e unhas fabas de Lourenzá, tan buenas como algunos de los versos de la uruguaya con savia gallega)
Bicos

Isolda dijo...

Otra vez, doble regalo. Gracias, Manuel.

Amando Carabias María dijo...

Ya que tantos nos regalas, aquí te dejo mi regalo.
Es un poema que se titula:
NO ESTOY DISPUESTO A QUE ME EXPOLIEN EL AROMA DEL PAN.

El mundo se desvela en la calavera de la madrugada,
acrecienta sus brazos sobre una levadura de lágrimas
que ejecutan el néctar de las sombras
como una danza sin cuerpos ni armonía.

Nada a mi alrededor tiene el vigor
para que recobre mi vida la respiración
sosegada
de los sueños de la infancia:
melodías ignorantes de la dodecafonía
y de la sintaxis de las palabras.

Inútil el conteo de los cadáveres en perpetuo
soliloquio con espejos sin azogue.
La inmortal punta de un sílex
se atornilla a las madreselvas que me respiran
y ved, ved cómo sangran:
licor de miedo, agua de penuria.

La mirada abarca la inocencia del vuelo de los pájaros
pero la palabra, y el graznido del eco, confunde su gesto
y disfraza la altanería del odio bajo una sonrisa,
fría tijera de luna sin venas.

En la entraña de la oscuridad de mis dedos ciegos,
el corazón me convoca a un latido de incomprensión
o de llanto o de quejido o de protesta,
a un río retorcido en el dolor de silencio disfrazado de palabras
cuyo acento es un árbol erguido en medio del páramo.

No estoy dispuesto a que me dinamiten el horizonte de la aurora...
No estoy dispuesto a que empozoñen el roce de las sonrisas...
No estoy dispuesto a que descuarticen el sabor de agua...
No estoy dispuesto a que lapiden la melodía de las mariposas...
No estoy dispuesto a que me expolien el aroma de pan...

ybris dijo...

Se ve que has heredado la sabiduría del trigo que tuvo tu padre.
El poema que le dedicas es magnífico.

Un abrazo.

Miquel dijo...

Yo nunca pude escribirle un poema a mi padre.
Intenté recordar su cara pero siempre había una nebulosa que me lo impedía.
Tampoco nunca he podido averiguar si la nebulosa era exterior o interior.
Hoy, como los viejos, vivo del recuerdo.
Del recuerdo y de la imaginación.
De la imaginación y de la mentira.
Porque me miento, si. Me miento diciéndome lo que me hubiera gustado que fuera, a sabiendas de un imposible...


Miquel

mirada dijo...

Se te estima por tantos valores que tu tienes...
Se te quiere porque el corazón lo late...
Te derramas una y mil veces y siempre sigues siendo persona de dar.
Siembras belleza a cada paso, muchas gracias por compartir así, por tantos regalos, Manuel.
Un abrazo.

Pedro Delgado dijo...

Hombre Manuel ya lo creo.

En verano me llevaban al cortijo y mi misión en la era consistía en "barrer las granzas" mientras mis hermanos mayores y algun gañán volteaban con los vierdos el trigo mezclado con la paja para que el aire, cuando lo había, separase el uno del otro. Pero en la trilla siempre quedaban trozos de espiga o palotes que iban cayendo sobre la parva del trigo limpio y había que barrerlos con una escoba hecha de "botones" de margaritas secas.
La cosa tenía su "ciencia" porque si apretabas mucho te llevabas también el trigo limpio y si no apretabas lo suficiente no te llevabas nada. Esas granzas eran el alimento de las bestias, de los cerdos y de las ovejas durante la temporada de la recolección.

Me ha gustado recordarlo.

mirada dijo...

(se ha comido el comentario que te hice)
ahora ya no sabría repetirlo en su totalidad...
En síntesis: gracias por compartir así, admiro tu generosidad y adoro como repartes belleza y serenidad a todos los que te leemos, sigue así, eres una persona excepcional.
Un abrazo enorme.

Miquel dijo...

Buenas dedicatorias, vive Dios ¡. Me he puesto el tema de Oscar Peterson "Wave" y, me he dedicado a leer...Ahhh, me he largado un trago largo de Scapa doble de hielo. Mañana entro en las entrañas de la técnica. Allí, cuan rebozado , las cifras se encargan de decirle al cuantificador el tiempo que me queda de impostador, o sea, de pagar impuestos. No ignoro que lo agoto, pero de eso me valgo. Hoy por hoy me encuentro libre. Se me cuiden...y salut

Shandy dijo...

Vaya, pero si esta página es una fiesta, como me habéis entretenido! Escobas de "botones" de margaritas secas! En Galicia para limpiar las granzas se utilizaban escobos o "vasoiros" hechos de ramas de arbustos sin hojas, y los suelos de las eras donde se "mallaba" se cubrían con una "pintura" que se obtenía con excrementos de vaca mezclados con agua.
Bueno, Tempero, un tapiz hermoso el maduro amarillo naipe con el que se cubren las cunetas. Esta vez sí coincido con tu paleta de colores: "amarillo naipe", el de la matricaria (¿una infrutescencia?), queda bautizado.

Las flores amarillas eran las preferidas por Juan Ramón, los amarillos, vitales o melancólicos, le sedujeron tanto que a algunas de sus prosas poéticas quiso titularlas "Por el crital amarillo":

"Yo miraba sucesivamente todo el espectáculo, el sol, la luna, el cielo, las paredes de cal, las flores – jeranios, hortensias, azucenas, campanillas azules- , por todos los cristales, el azul, el grana, el amarillo, el blanco. EL que más me atraía era el amarillo. Por el cristal amarillo todo se me aparecía cálido, vibrante, rejio, infinito. Mi nostalgia de lo universal latente en mí desde mi semilla, encontraba largo y supremo deleite por el cristal amarillo. Era aquello como una exaltación musical, escalofriante y definitiva. Todo allí acababa bien; era un término como el beso del amor, como el de la gloria verdadera e íntima del arte; después de mirar por el cristal amarillo ya no quería yo más y me quedaba contento".

J.R. se decidió por otro título "Baladas para después". Lo ha recuperado la Edit Visor:
"Prosas poeticas: Baladas para después", Visor, 2009.

mateosantamarta dijo...

Está bien esa manera de contestar los comentarios haciendo crecer la entrada, que además se vuelve dinámica. He podido -hoy sí- oir las músicas que has puesto. Un abrazo. Y mi homenaje para tu padre y el mío que también cultivó trigo -yo llegué a trillar-.

mirada dijo...

Posamos, aposamos, nos posamos en una unidad de aliento, Manuel. Gracias, siempre, por mostrarme la vida como una unidad orgánica, por agarrarme la mano en el retransmitiendo y tirar como descorchando una botella, la vida se bebe, y, mi vida, la nuestra también.

¡a tu salud, guapo más que guapo!

Biquiños, moitos.