lunes, 13 de septiembre de 2010

Palíndromo imperfecto 1


Soledad---dédaloS



Hoy me apetece decir dédalos. Laberinto es más larga como palabra y, además, no lleva acento mitológico. La soledad frente a la tierra es uno de los actos que más placer me producen. Y si Teseo logró escapar del minotauro gracias al hilo de Ariadna yo logro escaparme gracias al hilo de esparto que suelo seguir en mi búsqueda por todo aquello que sea una intervención en la tierra con un máximo de respeto. Y así es como me perdí por este dédalo antiguo de vides localizado en el pueblo de Santa Úrsula, en Tenerife. Y una cosa os aseguro: uno no sólo se embriaga de vino.




12 comentarios:

Porverita dijo...

Lo entiendo, niño: tu te embriagas de naturaleza.

Ese viaje a Tenerife está dando mucho de sí.

Sigue así, adorador de Baco

Tempero dijo...

Porverita, mi niña, te dejo este tema de los Titiriteros de Binéfar titulado 'La despelona'. Ahora entiendo porqué no te gusta tanto el vino:

Pichad aquí para escuchar el tema de La Despelona

Letra(y lo que sigue):

Por el vino perdí el pelo
y me llaman la despelona
¡ay de mí!, que por el vino
que por el vino me veo así.

Por el vino perdí las cejas
y me llaman la descejada
la despelona, ¡ay de mí!
que por el vino, que por el vino me veo así.

Por el vino perdí los ojos
y me llaman la desojada
la descejada, la despelona, ¡ay de mí!
que por el vino, que por el vino me veo así...

Isolda dijo...

Me gusta el palíndromo imperfecto, como también lo es el laberinto de vides que nos muestras y me gusta Vivaldi y me encanta la isla de Tenerife. No puedo pedir más sino agradecete el poema del piso de abajo. Nada hay más grande que el hombre solo frente a la naturaleza y a sí mismo.
Besos con sabor a violín.

Miquel dijo...

A mi lo que me gusta son ustedes y esta página, que pareciendo amigos de Bretón, lo que me hacen es amigo de Unamuno (por lo del estado permanente de congoja), ya que en muchas de las ocasiones me pierdo sutilezas de las que no me quiero desmembrar... ¡¡¡joder, y solo me he tomado un vaso largo de la mejor agua de fuego...¡¡¡Salut y un placer desde Barcelona, capital de la gilipollez del diseño y cumbre del esprecto llorón.

Hoba W. dijo...

No...un@ se embriaga por los poros del corazón, y no sólo de vino, no..

No te parece que hay palabras que tienen sabor?, dédalos, dédalos... la pronuncio en voz baja, casi masticando la soledad, y me sabe a tierra..

Tempero dijo...

Isolda:

¿Andamos bien de oído? Te puedo susurrar violines, pero lo que no creo que pueda ser es cardo contigo. Pero los besos mejor hubieran sido de Cello. Sin ser cardo ahí te va La Campanella de Salvatore Accardo que éste sí se mete con su violín en un laberinto y encima sale airoso.

Besos de espinas.

Tempero dijo...

Miquel:

Scapa...

Yo, me escapo sabes bien con quien.

Dime con quien te escapas y te dire lo inteligente que eres.

Salut.

Tempero dijo...

Hoba W:

Parece usted como caída del cielo, vamos como un meteorito.

Por los poros de mi corazón entra el color de las pámpanas, entra el vino bueno y entran, sobre todo, manantiales. Con Solán de Cabras va mi corazón de lujo aunque prefiero el manantial que hay bajo mi tierra, bajo la umbría de la Mujer Muerta de Segovia: el que surte a Bezoya.

Y fíjate si sé que las palabras tienen sabor: mi otro yo tiene más de topo que de vencejo:

http://tempero-koroneiki.blogspot.com/2009/04/tierra-huracanada.html

Para mí hay una palabra con enorme sabor: leudada.

Isolda dijo...

De acuerdo, no lo escuché. Me puse el concierto para cuatro violines en Spotify.

http://www.youtube.com/watch?v=UMFh4ksy0oI

Precioso 'La campanella' en manos de Accardo.
Ahora al revés, besos de chello, los de espinas no me gustan nada.

virgi dijo...

Me gusta mucho ese laberinto de muros y vides. El Maisky es un genio, esos rizos blancos van con los pámpanos.
Besitos, chiquillo

Tempero dijo...

Isolda:

lo que menos me gusta de ese concierto de violines es el clavel de uno de los violinistas. Respecto a lo demás, no hay reproches, se nota que llevan tocando tiempo.

Besos con solera.

Tempero dijo...

Virgi:

Nunca me gustó rizar el rizo. Sabes de sobra en qué trabajo: peluquero no soy.

El cello me entusiasma. Del 'celo', habría que detenerse en cada una de sus acepciones.

Gracias por quitarme años.