martes, 15 de febrero de 2011

Tan cerca


La vida del hierro, la lluvia de cerca.
El óxido se parece al verso escondido.
Por tener, tengo clavado el engranaje
del ansia, el nudo en la aorta, el viento
colocado en las pupilas. Por abrir,
redacto lo más claro de cada hueco,
el óxido como senda entrañable,
la cercanía de la madera,
el abrazo de mi casa que te abro.
Llueve y me vale tu gesto,
despido al acero
que hiere y no oxida.



Amor de lejos
es justo que te cante
pues canta el ruiseñor
y el río crece.
Canta el pastor
su dulce canto
alegre,
yo muero en cada nota
que me nace.
Podré tenerte tan cerca
que al mirarte de día y noche
mi canto llenes.
Duele este amor
que el beso esconde
y pierde el tiempo
aquel que espera que le abracen.
Oír tu nombre
se me hace puñal de aire
piedad no hay si amor de lejos hiere,
una canción con alas rotas
de muerte desnuda el verso al darle mi mensaje.

6 comentarios:

Inés González dijo...

Qué susto me diste Tempero!! Intenté entrar el finde y el programa me respondió "página eliminada", un frio intenso me recorrió el cuerpo pensando que tu trabajo de años había sido fagocitado por el agujero negro del ciberespacio. Estas cosas siempre me ratonean, estamos en manos de google...
Pero veo que fue un susto nomás y volvés encabritado de óxido y palabras.
Menos mal pibe!

Miquel dijo...

Me pasó algo similar. Veo que eran problemas del cableado ciberespacial. Me gusta eso de "canción con alas rotas". He escuchado varias en ese tono...Tu sueles cantar afonicamente afinado...salut

Shandy dijo...

Óxido... memoria, tiempo, olvido. Si "El óxido se parece al verso escondido", un poema es un desóxido del alma, una herrumbre combativa.
Un abrazo

Tempero dijo...

Inés:

Me conocés tan bien que no sólo vuelvo encabritado de óxido y palabras. ¿No me oyes relinchar? Los alazanes no sabemos hacer otra cosa: correr y relinchar.

Besos, Pibita.

Tempero dijo...

Miquel:

canto fatal, pero te puedo asegurar que esas voces tan adecentaditas no las soporto. Una voz que me gusta: Tom Waits. Voces rotas.

Salut.

Tempero dijo...

Shandy:

creo que eres de los mí@s, Shandy, del cuerpo de desollinadores del alma. Otro día te voy a presentar a una voluta herrumbrosa y marítima. Óxido con escamas. Trasladada esa imagen al cuerpo, ¿te la imaginas?

Sabes de mi abrazo, siempre.

(Me hice con Martínez Cordero y sus voces, gracias.)