domingo, 12 de febrero de 2012

A primera hora

Cuando esté con las raíces
llámame tú con tu voz.

(Juan Ramón Jiménez)


A primera hora de la mañana ya me das,
tú, vid,
un bocado de raíces y un templo de tierra,
a primera hora,
y al transcurrir el sol
tu voz parte desde más fuera;
pero más se me mete por los ojos
lo que has venido hablando
de parte del hielo,
hoy, a primera hora de la mañana.




Carmen Linares, Con tu voz del disco Raíces y alas


12 comentarios:

Shandy dijo...

Qué curiosa esa raíz, tiene forma de caracola. Será por eso que desde ella se escuchan ecos de voces que llegan desde o hasta las raíces.

Inés González dijo...

Comparto con Shandy, es curiosísima esta vid,caracola, tuba, escultura de volúmenes sin vaciados, y ese color, y esa tierra calcianada o marrón oscuro casi negro.
Breve y abarcador el poema de Jiménez, qué querrá decir?
Y el tuyo cargado de sensaciones, solidario, nos invitas a compartir tu gozo a esas primeras horas de la mañana.

Íntimo fárrago dijo...

Preciosa raíz, helada o ya con sol, no me extraña que te cuente. Un auténtico 'templo de tierra'.
Uno no la olvida.


Nená

JosepMª dijo...

Las cepas viejas
tienen más fantasía
que nuestros humildes cerebros.

He visto formas maravillosas.

Pero hoy,
prefiero
esta preciosidad de verso
que nos ofreces:

_Un bocado de raices
y un templo de tiera_

Si los supiéramos compartir...

Me gustó mucho
la guitarra de Jesús Guerrero.
Pero llevo unos dias
encallado,
entre hombro y rodilla.
Y arisco.
y recogido.

Gracias que tengo
algunos blogs
a donde ir
a por alivio.

Sí,
ése es uno.

Tomás Rivero dijo...

Y yo te corrijo un verso:

"..más se me mete por los ojos," dices tú.
"..más se mete por mis ojos", digo yo. Ahora tú decides.

Aberazos.

Tempero dijo...

Shandy, se nota que las cantigas de mar te tienen tan llena que ves caracolas hasta en la tierra. Es una cepa muy vieja de la zona de Villaconejos. Escogí la que más se adaptaba a mi oído y la que más cosas me decía. De todas formas, fue parca en palabras. Como mis versos.

Bicos.

P.D. Esta caracola tuya fue muy bella:

Buguinas,
espirais de silencio
beixos brandos ao oído.
Da súa boca
ate min,
o impreciso murmurio das ondas
a repiración salgada
a voz do mar.

Perfecto dijo...

Muy buen poema para salvar la mañana. Un verdadero templo contra el gélido contorno.

Abrazos.

Tempero dijo...

Inés, ¿te refresco ese asiento y tu memoria?
Imagínate que hubiera dicho J.R.J. 'cuando esté con la depre, llámame tú con tu voz'. A que eso sí lo habrías entendido.
Ten en cuenta que el poema remata, el de J.R.J. con estos dos versos:

Me parecerá que entra
temblando la luz del sol.


Probablemente se refiera a la tristeza.

Gracias a ti, Inés, por compartir muchas mañanas conmigo: la vid/a es hermosa.

Tempero dijo...

Nená: los templos religiosos en los que se consagra el vino, eso dicen, no son de mi agrado, salvo que los transformen el lugares de reunión y compromiso. En cambio, los verdaderos templos del vino sí me van. Mira a ver si encuentras por allí un vino llamado '4 kilos', es escaso y delicioso.
Por cierto, la foto no es de una raíz, es de un tocón (apunta esta palabra) vivísimo y añejo de garnacha.

Abrazos.

Tempero dijo...

Josep, yo hubiera dicho que 'las cepas viejas tienen más fantasía que nuestros aserrinados cerebros'.
Cualquier forma que da desde una piedra hasta un árbol me merecen especial atención. Lo que vemos es un instante, pero ese instante son años quietos, años de predilecto silencio.

Cuídate Josep.
Mi más enérgico calor.

Tempero dijo...

Tomás:

¿quieres que sea un con/verso?
En este caso no tengo problema para serlo. Pero te advierto que le me metió por mis ojos, no por los de la vecina.

Ab(e)razos.

Tempero dijo...

Perfecto:
la mañana se salva con sólo mirar y atender a lo que tenemos alrededor.También hay que tener oídos.

Imagino que en La Mojonera el tiempo es más cálido.

Gracias por por acercarte aquí.