domingo, 19 de julio de 2009

El abrir sin llave






Vemos claro.
Vemos borroso.
Vemos la profundidad
que se nos abre.


Preferiría no hablar de sueños.
Sé que al hablar de ellos una parte del, digamos, alma está resquebrajada.
Pero mi sueño es que esa puerta tuviese uso.
Mi sueño es que al mirar por la cerradura pudiese ver a Catalina.
Catalina era soltera, guapa y más guapa cuando tendía la ropa en ese corral.
Catalina sabía de nuestros ojos y de su cerradura y por éso cantaba más.
'Pasad', y lo decía de espaldas.
Pasábamos. En un largo tronco cabíamos los cinco de la pandilla y ella.
En verano sacaba una jarra de agua y un vaso. Íbamos bebiendo y nos contaba.
Catalina en la escuela era algo más seria.




O'Carolan es un espléndido grupo de folk aragonés que recomiendo con fervor.

5 comentarios:

virgi dijo...

¡Ah, qué ternura me has pasado! Veía a través de la cerradura unos niños en el patio y he recordado algún trozo de Amarcord.
Un hueco pequeño, una cerradura oxidada, el aroma del verano...y la música, verdaderamente, mágica.
Gracias, Tempero

Inés González dijo...

Preciosa la secuencia fotográfica, logras que uno se vaya acercando como un gato al ojo mágico de la cerradura, la segunda es especialmente bella, el entorno se disgrega y el final resplandece, los recuerdos bailan en ese trozo de vida.
La música impecable, gracias por este regalo luminoso.
Un fuerte abrazo

Loc@ dijo...

CATALINA HACE TIEMPO que abandonó ese patio, quizá también la vida. Su patio ya no tiene quien lo cuide, dejaron crecer los cardos y pese a todo lo mantienen cerrado con un alambre -eso parece, que ni siquiera es cadena-.
Y... ¡vi a O´caloran! tocar en directo el mes de junio de 2005? en el monasterio de Veruela ( Zaragoza) uno más de los desamortizados por la ley de Mendizábal . Un lujo verles allí, en la iglesia, qué sonido, el ambiente fue genial, de vértigo. Unos cuantos besos. PAQUITA

Mirada dijo...

¡qué afortunado! de verdad, me alegra que así sea,...
Eres genial.

Gracias, gracias, gracias....

Muackssss!!!

Elvira dijo...

Bello relato y bella música. Un saludo