miércoles, 15 de septiembre de 2010

Haiku para saberse dentro



Sabe adentrarse
a la vida el caracol.
Y también salir.



Miro todos los días a ese caracol pegado a un ladrillo siempre en sombra.
Lo miro mientras estiro sobre un poyete cercano. Mañana , con la lluvia, aflojará su ajuste y saldrá a por su alimento.
La hiedra continuamente se renueva.




CUANDO YO ME MUERA,

TE PIDO Y ENCARGO

QUE CON LAS TRENZAS DE TU PELO NEGRO

ME AMARRES MIS MANOS”

(Seguiriya interpretada por Manolo CARACOL ).

7 comentarios:

mateosantamarta dijo...

Sigo tu blog, Manuel, pero a efectos de sonido estoy tan cerrado como este caracol -aunque llueva-.
Un abrazo y feliz paseo para ese caracol sabio y discreto.

Miquel dijo...

Siempre me han gustado los "andares" de los caracoles....

Inés González dijo...

Adentro de cada adentro hay otro adentro

En la noche incurable y rapada.

Tinta de aterrizaje dijo...

La concha es un perfecto habitáculo.
'Adentrarse en la vida' me parece perfecto como expresión vital (y no sólo para el animal que nos ocupa).
En el día lluvioso y pleno (siguiendo la estela del proceloso comentario de Inés).

Hoba W. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hoba W. dijo...

Me encantan los caracoles, seres pacíficos, tranquilos, solitarios, montañeros y que hacen de su casa un mundo (o es a la inversa?). Yo sospecho que tres vidas atrás debí ser caracol(a).. ;)

Un beso

Shandy dijo...

Tempero, sabes adentrarte bien en la esencia de la vida y del Haiku.
Si le cantamos al caracol echa los cuernos al sol, ¿se desentrará de sus adentras?
Caracol col col
Caracol caracoleiro
botas os teus cornos ao sol
bota os teus cornos ao sol
xa que eres tan fricoleiro