domingo, 27 de marzo de 2011

Color



La tierra se aferra
a lo que da.
Tiene el color vivo
siempre certeza,
furia,
y alusión
a nuestro modo
de respirar.

Un modo de gemir,
defino así al color
que me sale al paso.
Salto a su cuello,
también me aferro
a cómo me mira
lo que se me da.
Color,
justa avaricia
de las manos.

3 comentarios:

Miquel dijo...

ummm...lo de la justa avaricia de las manos....pero claro...yo no soy el poeta...solo un crítico....

Isolda dijo...

"Un modo de gemir, defino así al color que me sale el paso". Yo veo ahí sinestesia pura y tú lo haces poema. Fantástico, pero difícil.
Besos con aroma de tierra.

Shandy dijo...

Iba a decir que el poeta había puesto los cinco sentidos en la tierra de los versos. Pero advertí que no habías catado los cogumelos. Así que "el gusto" es mío.